Deserción escolar incrementa desempleo y criminalidad: INEE

martes, 29 de abril de 2014
MÉXICO, D.F., (apro).- La deserción escolar es el principal problema que enfrenta México en materia educativa porque incrementa el desempleo y la incorporación al crimen organizado, alertó la presidenta del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), Sylvia Schmelkes. La funcionaria presentó ante el Senado su primer informe de labores, El Derecho a una Educación de Calidad: Informe 2014 donde destaca que el problema de mayor relevancia que enfrenta el país en el ámbito educativo es la deserción escolar. Ésta, señala en el documento, afecta a 20% de una generación de secundaria y a 40% de una media superior. “Uno de cada tres niños de 15 años se encuentra fuera de la escuela, y una quinta parte de los jóvenes entre 18 y 24 años no termina la secundaria. “La inasistencia y las trayectorias escolares son difíciles de revertir, y sus efectos son determinantes en el futuro de las personas. La deserción aumenta el riesgo de desempleo, así como de la incorporación de los jóvenes al crimen organizado”, puntualiza el informe. Actualmente el promedio de escolaridad de los mexicanos es de nivel secundaria, lo que la funcionaria considera un avance. Sin embargo demandó aumentar el presupuesto a la enseñanza para apoyar a los sectores más vulnerables de la población, que son los más rezagados. Según el INEE la inequidad educativa por la desigualdad en el acceso a la escuela, es más evidente entre los niños de tres años y la población de 13 a 17, por lo que insistió en la necesidad de revertir la tendencia del gasto público y recurrir a la innovación educativa a favor de los que más lo necesitan. “Todo gasto adicional en educación debería ser canalizado hacia los más pobres. Debe otorgarse atención prioritaria y focalizada a los sectores sociales en evidente desventaja, como las localidades pequeñas, la población indígena, los niños migrantes, los niños que trabajan y los que tienen alguna discapacidad. Es necesario evitar las soluciones homogéneas que conducen a nuevas inequidades”, sostuvo. También recomendó revisar la relevancia de los contenidos curriculares y transformar las formas de enseñar, sobre todo en la educación secundaria y media superior, así como revisar las políticas de reprobación, que constituyen –dijo—la antesala de la deserción.