La embajadora de México en España atribuye a la prensa mala imagen del país

viernes, 4 de abril de 2014
MADRID, (apro).- La embajadora de México en España, Roberta Lajous, reconoció que el país tiene una mala imagen a nivel internacional como consecuencia de la inseguridad y la escalada de violencia. “Qué duda cabe que México tiene un problema de inseguridad, pero también un problema de mala imagen por la inseguridad”, señaló en el hotel Ritz de esta capital, durante su conferencia en el Nuevo Economía Forum, dedicado al comercio, inversión y diplomacia. No obstante, la representante de México advirtió que esa mala imagen tiene que ver con la cobertura que la prensa nacional e internacional hace sobre “ciertas infelices situaciones”. “No quiero entrar en el debate de las cifras, ni siquiera entrar en el debate de comparativos internacionales que muestran que tal vez México no es el país con los más altos índices de criminalidad, pero que por la razón de que ha habido ciertas infelices situaciones que crean más publicidad, han tenido mucha más cobertura de la prensa y de la prensa internacional”, dijo a los asistentes, la mayoría directivos de empresas españoles y diplomáticos de otros países acreditados en España. La diplomática dio a conocer que la política del gobierno de Enrique Peña Nieto contra la inseguridad pasa por la coordinación entre las instancias responsables de la seguridad, el intercambio de información de inteligencia entre éstas y con los gobiernos extranjeros con los que México coordina acciones contra el crimen organizado, y a nivel interno con el “fortalecimiento del tejido social de aquellas comunidades afectadas por el crimen organizado” y que se convierten en “comunidades vulnerables”. Lajous comentó que en México existen distintos movimientos, particularmente EN el Distrito Federal, que debaten el tema de la legalización de las drogas, con el que dijo no estar de acuerdo. “Yo no creo que la legalización de las drogas sea la opción. No es la posición de mi gobierno. El problema de las drogas es mucho más complejo, requiere de una armonización de políticas a nivel internacional”, sostuvo, y añadió que México participa en las mesas de Naciones Unidas sobre la revisión de la política antidroga que serán presentadas en 2016. Lajous también se refirió a los desaparecidos en México –2 mil 400 y 24 mil “no localizables”, según la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH)–, víctimas del crimen organizado y de la lucha antidroga, pero los ubicó como consecuencia exclusiva de la política del gobierno anterior. “Es una deuda y un compromiso para el gobierno de México dar cuenta, y así no los exigen los organismos internacionales de derechos humanos, las organizaciones no gubernamentales, de qué fue lo que pasó en los años inmediatos anteriores en la lucha contra el narcotráfico. El gobierno de México hará lo posible dentro de la realidad para tratar de esclarecer cada uno de los casos”, subrayó. La embajadora expuso un panorama muy prometedor del México actual y de las reformas estructurales aprobadas por el Congreso mexicano, y consideró que en los proyectos derivados de dichas reformas tendrán cabida las empresas españolas. Esto pese a que una semana antes, en el consejo de accionistas de la petrolera Repsol, la dirección abrió un nuevo embate contra la paraestatal Petróleos Mexicanos (Pemex). Sobre este diferendo, dijo: “Como embajadora de México hago votos para que las diferencias que en algún momento hubo entre Pemex y Repsol queden atrás y se pueda dar vuelta a la página. Creo que se han atribuido mucho más en la lectura de prensa que lo que ha sido en realidad, como quedó claro en los resultados de la última sesión de Repsol, que nunca hubo la intención de separar activos de la empresa”. Añadió: “Yo creo que es muy importante la relación histórica que han tenido Pemex y Repsol como parte de una relación estratégica entre México y España”. Y como parte de “la apertura del sector energético mexicano tanto al capital mexicano como extranjero, hay un papel importante para las empresas españolas en el sector energético tradicional, tanto en Pemex como en las nuevas energías”, por el compromiso futuro de México de incrementar su producción de energía limpia. “En ese sentido hay un terreno amplísimo para las empresas españolas en México”, subrayó. Luego de apuntar que México y España revisan los actuales acuerdos diplomáticos firmados en distintas materias de cara a la Reunión Binacional de mayo próximo, la embajadora confirmó que después tendrá lugar la visita de Estado del presidente Enrique Peña Nieto a España. También se refirió ampliamente a los claroscuros del Tratado de Libre Comercio (TLC) y las posibilidades de la Alianza del Pacífico, pero también consideró que México no ha aprovechado el tratado con Europa. “El tratado de libre comercio con Europa, desgraciadamente, pensamos que no se ha aprovechado en su cabalidad. El comercio con Europa tiene un potencial más amplio que cumplir, y en estos momentos en que se está desarrollando esta negociación muy importante sobre el libre comercio entre Estados Unidos y Europa, para México y para Canadá será muy importante sumarse a esta negociación, estamos seguros que tendremos el apoyo de España en este propósito”, apuntó. Por su parte, ofreció, México apoyará con entusiasmo la incorporación de España en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas para el próximo año.