Exigen remoción del senador opuesto a uniones homosexuales

jueves, 19 de junio de 2014
MÉXICO, D.F., (apro).- Activistas, académicos, funcionarios y políticos de distintos partidos exigieron a la Junta de Coordinación Política del Senado la destitución del panista José María Martínez de la presidencia de la Comisión de la Familia y Desarrollo Humano por promover un modelo de familia “discriminatorio”, nada acorde con la diversidad actual. Además solicitaron reformar el decreto de creación de la Comisión para que se denomine “Comisión de Las Familias y sus Derechos”. En un desplegado, los inconformes extienden la solicitud de destitución a todos los miembros de la Comisión –instalada hace una semana—que hayan hecho pública su intención de violentar el marco constitucional promover un modelo específico de familia. El pasado 12 de junio, recuerdan los inconformes, durante la instalación formal de la comisión José María Martínez ofreció trabajar en políticas públicas que protejan a la familia, a la mujer, a los adultos mayores y a los jóvenes, y habló de frenar la “moda” de las familias de parejas del mismo sexo y decisiones de la Suprema Corte de Justicia de la Nación contrarias a la visión tradicional. Esa visión, afirman, “discrimina a una de cada tres familias mexicanas”. Los firmantes señalan que, como representante de los ciudadanos del país, el poder legislativo tiene la obligación de respetar la constitución y garantizar que “absolutamente todas las personas, sin importar sus preferencias, sean tratadas como iguales”. Vivir en familia es importante para los mexicanos, dicen, sin embargo los tipos de familias son cada vez más variadas dependiendo de los arreglos de cada persona, de sus condiciones socio-económicas, de sus preferencias sexuales y de su libre derecho a decidir. Los activistas critican que recursos públicos destinados a la nueva Comisión –al menos 300 mil mensuales—sirvan para fomentar una concepción específica de lo que se entiende por familia, “discriminando así a todas las demás personas que piensan que existen otras formas y tipos de familias y a personas que en los hechos conforman familias diversas”. Si se impone la agenda planteada en la instalación de esa Comisión, advierten, se estaría discriminado al 18% de las familias nucleares que están compuestas por hogares monoparentales; 229 mil 473 familias integradas por parejas del mismo sexo, de las cuales más de 172 mil están conformadas por parejas homosexuales que tienen hijos Quedarían fuera también el 38% de mujeres de 25 a 29 años que viven en unión libre; el 25% de los hogares "ampliados" en los que habitan abuelos, cuñados y yernos, entre otros familiares, y otras formas de cohabitación. “Es inconstitucional e inaceptable que desde el Senado se fomente la discriminación impulsando la defensa de una sola visión por encima de otras”, sostienen los inconformes. Por todo ello, además de pedir la destitución de los senadores integrantes de la comisión que están a favor de promover un modelo específico de familia y de reformar el decreto para renombrar la comisión para que se denomine Comisión de Las Familias y sus Derechos, los inconformes piden condicionar el uso de recursos públicos a la elaboración y publicación de un plan de trabajo “en favor de todas las familias”. Dicho programa deberá incluir: El diseño y fomento de políticas dirigidas a los diferentes tipos de familias, respeto al estado laico, promoción de cambios en normas y reglas laborales para promover la unión y convivencia familiar y armonización de tratados internacionales firmados por México con leyes mexicanas “que garanticen los derechos humanos de todos los miembros de las familias, en equidad”. En 36 años 1 de cada 3 hogares será unipersonal Los datos estadísticos también contradicen el modelo de familia que pretende promover el senador panista. La tendencia incluso es que en 2050 uno de cada tres hogares mexicano será unipersonal. Actualmente, señala Heriberto López Romo, egresado de Comunicación y actual director del Instituto de Investigaciones Sociales de la Universidad Iberoamericana, menos del 50% de los hogares mexicanos corresponden a un tipo de familia tradicional, un núcleo de padre, madre e hijos. Prevalecen, dice, otras composiciones y algunas de ella serán más comunes en las próximas décadas. Por ejemplo, refiere, uno de los modelos en crecimiento son las parejas de jóvenes sin hijos y los padres de 60 años en adelante cuyos hijos cambiaron de hogar. Además se mantiene el modelo de familia reconstituida –padres divorciados o separados, con hijos en uniones anteriores–, debido a las tasas crecientes de divorcio. En México ocurren 16 divorcios por cada 100 matrimonios y según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), 3.8% de los hogares se conforman por familias reconstituidas. La proporción de hogares con parejas del mismo sexo se ubica en 0.6%; la familia uniparental, en particular la encabezada por una madre sin padre, constituye el 16% de las familias mexicanas y, según el académico de la Ibero, el modelo que predominará en el futuro es el hogar unipersonal, aquél en el que habita una sola persona. A esta configuración pertenece uno de cada 10 hogares en México, y, de acuerdo con un pronóstico conservador, el número de personas que viven solas aumentará considerablemente en las próximas tres décadas, advierte López Romo. Se espera, dice, que para el año 2050 uno de cada tres hogares estará compuesto por una sola persona, y en la actualidad no hay políticas sociales que consideren este fenómeno a futuro. Por el contrario, el modelo que va en detrimento es el de la familia extensa, una estructura de parentesco de varias generaciones que cohabitan en un mismo hogar. A este modelo de familia correspondía a 20% de las familias en la década de los 80 y hoy la proporción es de 12%. Con la finalidad de ofrecer un panorama de los 11 tipos de familia existentes en México, la Ibero exhibe hasta el 5 de julio próximo, la exposición Ni tan raros: modelo de familia para armar, en la Galería Andrea Pozzo, S. J., de la institución. La exposición interactiva está dividida en dos partes: por un lado, presenta piezas museográficas pertenecientes al acervo de la Biblioteca Francisco Xavier Clavijero de la Ibero, al Museo Soumaya, a la colección de Rodrigo Rivero Lake y una obra que forma parte de la Fundación Jumex.

Comentarios