Reprueba Banco Mundial a maestros

jueves, 31 de julio de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- A 17 meses de la aprobación de la reforma educativa, el Banco Mundial (BM) presentó un estudio en el que destaca la “baja calidad profesional” de los maestros y reconoce que el mayor desafío a la hora de elevar esa calidad no es fiscal ni técnico, sino político porque el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) constituye un actor de peso en ese rubro. De acuerdo con el análisis, los profesores en México aprovechan apenas 50% del tiempo en las aulas para actividades de aprendizaje, y a pesar de los esfuerzos por dotar a las escuelas con tecnología, los docentes se aferran a utilizar el pizarrón como su principal material de apoyo en la docencia, lo que, aunado a su baja calidad profesional, impide el avance educativo en el país. La investigación, denominada "Profesores excelentes. ¿Cómo mejorar el aprendizaje en América Latina y el Caribe?", destaca que en promedio los mentores mexicanos tienen un pobre manejo de los contenidos académicos, además de prácticas ineficaces en el aula, lo que afecta en el aprendizaje de cerca de 26 millones de alumnos de educación básica. El tiempo muerto en las aulas de las escuelas mexicanas, precisa, representa perder un día de clase a la semana y eso contribuye al bajo aprendizaje de los alumnos, principalmente en matemáticas. En la prueba del Programa Internacional de Evaluación de los Alumnos (PISA) de 2012, la diferencia de 100 puntos entre México y Alemania representa una disparidad de conocimientos de más de dos años completos de enseñanza de esa materia, apunta. Puntualiza que la mayor parte del tiempo de instrucción perdido por los maestros en el país se destina a borrar el pizarrón, pasar lista, corregir la tarea o repartir papeles, actividades a las que destinan 39% del tiempo de la clase. Además, 9% del tiempo se desperdicia en actividades ajenas a la clase, como "socializar" en la puerta del salón o simplemente no interactuar con los estudiantes. Así, 10% del tiempo total de instrucción dedicado a tareas ajenas equivale a 20 días perdidos en un año escolar de 200. Y la mitad del tiempo perdido se debe a que los profesores están físicamente ausentes del aula, llegan tarde, se van temprano o realizan otras actividades escolares durante la jornada. El estudio destaca que los maestros se apoyan en el pizarrón una tercera parte del tiempo en el aula y destinan entre 14 y 24% del tiempo al uso de materiales didácticos, pero solo 2% de su tiempo a la enseñanza con tecnologías de la información y comunicación, a pesar de que crece el equipamiento de escuelas públicas y particulares con proyectores, pizarrones digitales, computadoras portátiles y tabletas electrónicas. "Solo utilizan los elementos de tecnología de la información y las comunicaciones disponibles en las aulas 2% del tiempo", apunta. Cabe señalar que de las 207 mil 685 escuelas registradas en el censo educativo, un total de 14 mil 444 no tienen pizarrón en todas sus aulas. El análisis del BM indica también que los profesores tienen serias dificultades para mantener la atención y participación de los alumnos en el aprendizaje, pues en promedio una quinta parte de los estudiantes se encuentran "desconectados", lo que regularmente altera la atención de los demás. Y resalta que si bien el contexto familiar del alumno, como la educación de sus padres, la situación socioeconómica y condiciones dentro del hogar, son el principal factor de los resultados del aprendizaje, las observaciones realizadas al magisterio evidencian que "una vez que los niños ingresan a la escuela, ningún otro actor es tan importante como la calidad de los profesores". El Banco Mundial –cuyo análisis se realizó con la información de más de 15 mil maestros de siete países de América Latina y el Caribe– recomienda a México que para formar cuerpos docentes de alta calidad reclute, desarrolle y motive a mejores docentes.

Comentarios