Presume Peña baja de 26.7% en homicidios dolosos en el país

jueves, 14 de agosto de 2014
XALAPA, Ver. (apro).- En esta entidad, sacudida por la violencia del crimen organizado, el presidente Enrique Peña Nieto presumió la disminución de 26.7% en homicidios dolosos en el país en el primer semestre, en relación con el mismo lapso de hace dos años. “Estamos avanzando”, dijo en las instalaciones de la escuela naval militar Antón Lizardo. El mandatario aseguró que ese logro fue gracias a la coordinación de la Procuraduría General de la República (PGR), el Ejército, la Secretaría de Marina-Armada de México y los gobiernos locales. Y aunque admitió que aún “falta por hacer” en la materia, el Ejecutivo federal apeló a que la reducción de homicidios dolosos es una realidad en al menos 24 entidades del país donde vive 82% de la población. Durante la graduación de la generación de cadetes 2009-2014, el presidente expuso que su gobierno avanza en el compromiso de reducir la violencia, pese a que sólo en esta entidad, en los últimos 10 días, se han recrudecido los ajustes de cuentas, “levantones” y ejecuciones relacionados con la delincuencia organizada. Apenas el sábado 9, Guillermo Aparicio Lara, El Willy, jefe de Los Zetas en Quintana Roo, fue emboscado y asesinado en Omealca, Veracruz, por un comando de ocho encapuchados. Un día antes, tres hombres fueron acribillados en una fiesta infantil en el interior del restaurante El Chaparral, en el municipio de Hueyapan de Ocampo, al sur de la entidad. Un comando irrumpió de forma abrupta al establecimiento para dar muerte a Rodolfo Wirth Escalante, de 54 años; a Rodolfo Armando Wirth Cobos, de 29, y a José María Solís, de 17, primos del exalcalde Gaspar Gómez Jiménez. También el fin de semana fue encontrado en una fosa clandestina el cuerpo de Humberto Arriaga, exlíder local de la Cámara Nacional de Comercio (Canaco) y dueño de discotecas en Minatitlán. El cuerpo de Arriaga se encontró con las extremidades mutiladas y huellas de tortura dentro de un hoyo en una casa particular de la colonia El Naranjo; 45 días atrás el empresario había sido “levantado” por un comando de sicarios. Pese a ese panorama, Peña Nieto no reparó en celebrar que la coordinación del Ejército, PGR y Policía Federal ha permitido disminuir la violencia. Durante su discurso, el presidente exaltó el trabajo profesional y la lealtad de las instituciones federales encargadas de la seguridad y la procuración de justicia. “Este esfuerzo interinstitucional ha permitido la detención de peligrosos integrantes de la delincuencia organizada, así como el fortalecimiento de las condiciones de seguridad pública en diversas zonas del país”, abundó. El Ejecutivo federal estuvo acompañado de los secretarios de Marina, Vidal Francisco Soberón Sanz; de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong; de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos Zepeda; de Educación Pública, Emilio Chuayffet; del procurador general de la República, Jesús Murillo Karam; el gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, y del mandatario estatal Javier Duarte. Al término de la jura de bandera de 146 guardiamarinas, Peña Nieto y Carstens presentaron las primeras monedas conmemorativas del Centenario de la Gesta Heroica de Veracruz de 1914. Agustín Carstens entregó las primeras monedas de 20 pesos al presidente y expresó que habrán de distribuirse cinco millones de ellas en todo el país. Cada moneda lleva las efigies de Virgilio Uribe y José Azueta, los defensores de la gesta heroica de Veracruz, con el edificio de la Escuela Naval Militar por debajo; y en el revés, siluetas de los defensores civiles del recinto portuario y un ancla.

Comentarios