Medalla a Bailleres y reelección de Azar evidencian 'tiempos de decadencia”: AMLO

jueves, 5 de noviembre de 2015
MÉXICO, D.F. (apro).- El líder del partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena), Andrés Manuel López Obrador, criticó a los senadores por entregar la medalla Belisario Domínguez al empresario minero y petrolero Alberto Bailleres, uno de los cinco hombres más ricos de México. “Nada más falta que en los antros, porque eso son la Cámara de Diputados y el Senado de República, se dé una condecoración especial a Carlos Salinas. ¡Que se vayan al carajo con el reconocimiento a los integrantes de la mafia del poder!”, soltó. Belisario Domínguez fue el único que protestó porque Victoriano Huerta mandó a asesinar al apostol de la democracia, Francisco I. Madero, y ahora la medalla con el nombre del mártir será para Bailleres, dueño del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), “donde están formados todos los que han arruinado al país al ocupar cargos públicos”. No sólo eso, el condecorado, dijo, “tiene un yate de lujo que vale 2 mil millones de pesos”. Por la mañana, López Obrador reprochó la entrega del premio a Bailleres y la reelección del presidente del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal (TSJDF), Edgar Elías Azar. En su cuenta de Twitter, el dos veces candidato presidencial escribió: "La Belisario Domínguez para Bailleres y reeligen en el TSJDF a Elías Azar. Tiempos de decadencia, pero con presagios y vientos de cambio". Bailleres es dueño de mineras, aseguradoras, empresas petroleras y tiendas departamentales, así como de Coca-Cola México y amigo de los presidentes en turno, además de generoso donador de recursos millonarios a las campañas del PRI. El próximo 12 de noviembre recibirá la medalla Belisario Domínguez, pero por primera vez en los 61 años que se entrega esa condecoración, la decisión de otorgársela al empresario no se dio por unanimidad. Se aprobó gracias a los 65 votos de senadores del PRI, PAN y PVEM, y en contra votaron 12 del PRD, PT y el panista Javier Corral. Elías Azar, por su parte, lleva 13 años en la administración pública federal y estatal, principalmente en Guerrero, donde fue director general de asuntos jurídicos y secretario de Finanzas durante la gestión del entonces gobernador del estado, Francisco Ruiz Massieu. Su asesor personal es Pedro Aspe, exsecretario de Hacienda, director del fondo de inversiones Evercore Partners y estratega del negocio inmobiliario del magistrado. Con la “bendición” de Los Pinos y del Gobierno del Distrito Federal, pese a su opaca y polémica gestión, fue reelecto ayer como presidente del TSJDF por tercer periodo consecutivo. Con 60 votos a favor, 17 en contra y una abstención, Elías Azar cumplirá otros tres años más –lleva ocho– al frente del órgano judicial de la capital del país, con la abierta posibilidad de prolongar su reinado hasta el año 2021, como lo anticipó el semanario Proceso en su edición del pasado 25 de octubre (número 2034).

Comentarios