Busca consejero del INE desvirtuar señalamiento por conflicto de interés

miércoles, 25 de febrero de 2015
MÉXICO, D.F. (apro).- Luego de los señalamientos por conflicto de interés en contra de consejeros del INE, este día uno de ellos, Javier Santiago, negó que deba su puesto a la ayuda de su esposa Sandra Yáñez Gómez, quien es asesora en el mismo organismo electoral. En un comunicado y tras diversas entrevistas radiofónicas, Santiago Castillo destacó que Sandra Yáñez ingresó al INE cuando todavía era IFE, en 2011, y él fue designado como consejero el 3 de abril pasado, lo que no considera como conflicto de interés. También destacó que ella es licenciada en Ciencia Política, maestra y doctora en Procesos Políticos. “Es decir, tiene una carrera profesional propia. O sea, mi designación como consejero no tiene relación alguna con su función de asesora. No existe tal conflicto de intereses”, buscó justificar quien fue presidente del Instituto Electoral del Distrito Federal (IEDF) de 1999 al 2006. En una nota de Reforma se establece que Santiago ha acompañado a Marco Antonio Baños, de quien es asesora Sandra Yáñez, en las votaciones más cuestionadas del INE. “En relación al conflicto de intereses derivado por el sentido de mi voto en el Consejo General, el mínimo sentido de la objetividad hubiera llevado a revisar las votaciones. En casos importantes el voto del consejero Marco Baños y de su servidor no han coincidido. Por ejemplo, cuando propuse que se diera vista al Congreso de la Unión para que se valorara si la violación de la Constitución realizada por los gobernadores de Nayarit y Veracruz ameritaba fueran sometidos a juicio político”, argumentó Javier Santiago en su comunicado. Luego advirtió que no pedirá a su esposa que renuncie a su carrera profesional y que él tampoco lo hará “por chantajes políticos de personajes maniqueos dolidos porque no se atiende a sus intereses”. También destacó que tiene 42 años en la actividad política, “ahí está para que la revisen, y a estas alturas de la vida no me amedrentan esas voces”. Además de su carrera académica, Santiago Castillo fue coordinador nacional de capacitación electoral del desaparecido Partido Mexicano Socialista (PMS) y miembro del Comité Nacional del Partido Mexicano de los Trabajadores (PMT), del que fungió como representante de casilla. Asimismo, fue consejero en el XXXVI Consejo Distrital Electoral del órgano electoral capitalino en los comicios de 1991 y 1994, y coordinador de asesores del Consejo Electoral en el IEDF y luego consejero presidente.