Reacciona Peña a tiempo para evitar una crisis, dice Videgaray

jueves, 12 de marzo de 2015 · 20:15
MÉXICO, D.F. (apro).- El secretario de Hacienda, Luis Videgaray, admitió que la disminución del precio del petróleo no es un evento que se perciba como pasajero y ha ocurrido de manera acelerada, e incluso podría persistir más allá de 2016, por lo que aseguró que el gobierno de Enrique Peña Nieto está reaccionando a tiempo para prevenir una crisis. También aseguró que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y Petróleos Mexicanos (Pemex) no cuentan con condiciones presupuestarias para este año, por lo que entrarán nuevas figuras de participación del sector privado. Durante su participación en la 28 edición del Congreso Mexicano de la Industria de la Construcción, el funcionario señaló que “es un hecho que una parte importante de las actividades de Petróleos Mexicanos y la Comisión Federal de Electricidad no tienen ya condiciones presupuestarias para este año, por lo que habrán de sustituirse con nuevas figuras de participación del sector privado”. Videgaray señaló que revisará el Programa Nacional de Infraestructura (PNI) con el objetivo de redireccionar el gasto y cambiar aquellos proyectos que habían sido originalmente pensados bajo el mecanismo tradicional de financiamiento y que ahora pueden financiarse con una mayor participación privada a través de concesiones, a través de asociaciones público-privadas u otras figuras de asociación. El encargado de la política fiscal del país justificó que la decisión que tomó el gobierno de Enrique Peña Nieto sobre la reducción del gasto público fue la correcta ante el desplome del precio del petróleo en los últimos meses, de donde se nutre la tercera parte de las finanzas públicas. “La opción que se escogió es la correcta, que sea el gobierno federal el que se apriete el cinturón; reducir el gasto público, particularmente el gasto corriente, y de esta manera asegurar que los eventos que están ocurriendo en el exterior no se traduzcan en inestabilidad y, por el contrario, nos den condiciones de estabilidad para la macroeconomía”, señaló ante empresarios e integrantes de la iniciativa privada. Luego aclaró que es una decisión que se toma, “no porque tengamos hoy un problema en las finanzas públicas, se toma, al contrario, para prevenir que tengamos un problema en las finanzas públicas que pudiera traducirse en inestabilidad macroeconómica”. El recorte al gasto público, agregó, “tendrá algún efecto en el margen sobre el crecimiento económico de este año, pero piensen ustedes cuál sería el efecto si incrementara el déficit, de poner en riesgo la confianza de los mercados y del mundo en el manejo de las finanzas públicas mexicanas. Esa historia ya la hemos vivido hace algunas décadas”.