Alcalde "regala" dos pozos para rancho de Padrés

jueves, 21 de mayo de 2015
HERMOSILLO, Son. (apro).- El alcalde de Arizpe, Vidal Vázquez Chacón, “regaló” dos pozos municipales al gobernador Guillermo Padrés Elías para que los explotara en su rancho, reveló el delegado de Conagua en Sonora, César Lagarda Lagarda. El funcionario federal informó que el edil incurrió en un delito al transferir estas dos fuentes de agua al rancho Pozo Nuevo de Padrés, que se ubica en la comunidad de Bacanuchi y es propiedad del gobernador y sus hermanos. “Encontramos dos pozos que el presidente municipal de Arizpe había regalado al gobernador y su rancho, un delito que enfrenta este ayuntamiento, por lo que perdió la concesión de estas tomas de agua”, señaló. Arizpe se encuentra a 110 kilómetros al sureste de Cananea y es uno de los siete municipios que carecen de agua luego del derrame de más de 40 millones de litros de metales pesados y sulfato de cobre sobre los ríos Sonora y Bacanuchi, ocasionado por la mina Buenavista del Cobre, filial de Grupo México. “Este regalo tuvo consecuencias porque es un activo que tuvo un mal uso”, lamentó Lagarda tras explicar que a Arizpe le fueron cancelados los derechos para operar estos dos pozos. “Se le cancelaron los pozos al municipio porque se cedieron los derechos a un rancho particular del gobernador y la sanción fue clausurarle a Arizpe estas autorizaciones, por tal motivo los arizpenses perdieron dos pozos para su abastecimiento por la irregularidad cometida por su presidente”, puntualizó. El pasado 30 de enero se sancionó a la sociedad Héctor J. Padrés SA de CV, acreditada como propietaria del predio donde se encuentra el rancho Pozo Nuevo, y cuyo representante legal es Julio César Padrés Elías, hermano del mandatario sonorense. Allí, en Bacanuchi, municipio de Arizpe, dentro del rancho se localizó una presa, dos represos y dos pozos sin los permisos correspondiente, razón por la cual se dictó remover la presa a costo del propietario. Por violación a la Ley de Aguas Nacionales se acumularon multas superiores a los 4.3 millones de pesos y, para el 25 de febrero, el representante legal informó a Conagua que ya se había demolido la presa y los represos, así como la clausura de los dos pozos. El 13 de marzo, inspectores de Conagua corroboraron lo informado por el representante y, el 10 de abril, el hermano del gobernador promovió ante Sala Regional del Tribunal Federal Contencioso de Justicia Fiscal y Administrativa, con sede en Ciudad Obregón, un juicio de nulidad en contra de la resolución de Conagua y el cobro de la multa por las faltas cometidas. Hasta este día no hay resolución alguna. Luego de las inspecciones de Conagua, se logró establecer que el socio principal y albacea de la empresa es el propio gobernador Guillermo Padrés.

Comentarios