Denuncian actos vandálicos en cuatro consejos municipales de Yucatán

miércoles, 10 de junio de 2015
MÉRIDA, Yuc. (apro).- María de Lourdes Rosas Moya, presidenta del consejo general del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana de Yucatán (IEPAC), interpuso una denuncia penal ante la Vicefiscalía Especializada en Delitos Electorales de la Fiscalía General del Estado (FGE), por actos vandálicos en los consejos municipales de Dzilam González, Huhí, Yaxcabá y Mama. Y es que al iniciar el cómputo oficial de la elección del domingo, para renovar el Congreso local y los 106 ayuntamientos se reportaron actos vandálicos en los citados consejos distritales donde fueron destruidos propiedades, materiales y documentación pública electoral. Al concluir la diligencia, Rosas Moya admitió que en varios distritos los consejeros han sido presionados por grupos de ciudadanos, pero en los casos de Yaxcabá, Dzilam González y Huhí llegaron al extremo de incendiar las sedes y la documentación electoral. En Mama, además se prendió fuego a un vehículo propiedad del Iepac y presuntamente se suscitaron agresiones físicas contra los consejeros. “Sin duda, esto afecta las sesiones de cómputo y los atrasa, pero no significa que no se pueda hacer”, afirmó. De ser necesario, advirtió, atraerán el cómputo al consejo general del Iepac, pues los agresores “de ninguna manera harán que se altere o vulnere el voto de los ciudadanos depositado el domingo 7 de junio, durante la jornada electoral. “Suceda lo que suceda en los consejos municipales, el cómputo seguirá su curso y la voluntad popular será respetada porque se cuentan con las actas de escrutinio y cómputo”, garantizó. Y lanzó un llamado a la población a mantener el orden para que los consejeros puedan realizar el cómputo sin presiones: “La elección está bien cuidada, contamos con las actas y los hechos violentos no harán cambiar la decisión de los ciudadanos depositada en las urnas el domingo pasado”. Además de los casos denunciados por la funcionaria en la FGE, durante la jornada se suscitaron incidentes en otros municipios como Ixil, donde gente presuntamente ligada al PRI quemó urnas. En otros, ciudadanos se apostaron a las puertas de los consejos porque dijeron desconfiar de la policía que los resguarda, como en el caso de Progreso, donde la candidata del PRI a la alcaldía, Jessica Saidén, quien según el Programa de Resultados Preliminares fue derrotada, es hija del secretario estatal de Seguridad Pública, Luis Felipe Saidén Ojeda. Por su parte, el presidente estatal del PRI, Carlos Pavón Flores, condenó el rechazo del PAN a “reconocer y aceptar los resultados de las elecciones mediante actos de violencia y de barbarie en que está incurriendo”. Acusó al partido de buscar cambiar mediante actos violentos el sentido de la votación popular “incitando a sus simpatizantes a boicotear el recuento de actas y votos en los municipios en donde el PRI ha obtenido una amplia ventaja”. Es el caso de los municipios de Huhí, Yaxcabá y Tzucacab donde el PRI desplazó al PAN que actualmente los gobierna, y de Ucú y Dzilam González, donde el los priistas refrendaron su permanencia. “El PAN se han negado a aceptar su derrota y hoy han generado actos inaceptables de violencia”, que han alterado los procesos poselectorales, la seguridad y el orden, destacó. “En todos los municipios que se han generado disturbios y alteraciones, han sido donde el PAN no ha sido favorecido”, recalcó el líder estatal priista. Asimismo, Pavón Flores conminó a su homólogo panista, Hugo Sánchez Camargo, a hacer “un enérgico llamado a sus militantes a respetar los resultados y dejar de cometer actos delictivos”. También instó a la autoridad electoral a reforzar la vigilancia y el proceso de control de actas y votos para que se garantice y respete la voluntad ciudadana. Aseguró que el PRI, “en donde las tendencias no nos son favorecidas hasta el momento, estamos haciendo el ejercicio de seguimiento y apegado a la ley, sin alterar el orden público ni la seguridad del estado”.

Comentarios