Relator de la OEA pide al gobierno de Peña investigar a fondo el crimen de Rubén

martes, 4 de agosto de 2015
WASHINGTON (apro).- La Relatoría Especial para la Libertad de Expresión de la OEA condenó el asesinato del reportero gráfico de Proceso y Cuartoscuro, Rubén Espinosa, e instó al gobierno de México a llevar a cabo un investigación exhaustiva del crimen. Dependiente de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) de la Organización de los Estados Americanos (OEA), la Relatoría indicó que Espinosa, además de reportero gráfico también era “un activista que exigía medidas para prevenir, investigar y sancionar la violencia contra los periodistas”. La condena también se extendió para el caso de la activista chiapaneca Nadia Vera Pérez y otras tres mujeres que se encontraban junto con el fotoperiodista y que fueran ejecutados el pasado 31 de julio en un departamento de la colonia Narvarte, en el Distrito Federal. En su pronunciamiento, la Relatoría “insta a las autoridades mexicanas a actuar de manera pronta y oportuna para investigar el crimen e identificar y sancionar a los responsables”. Asimismo da cuenta de que Espinosa había salido de Veracruz para refugiarse en el DF “tras recibir amenazas”. Con base en las propias declaraciones del fotógrafo en diversas entrevistas, destaca que el colaborador de Proceso y Cuartoscuro dijo que mientras cubría una manifestación de estudiantes una persona del gobierno del estado de Veracruz se le acercó y le advirtió que dejara de tomar fotos si no quería terminar como Regina Martinez, la corresponsal de Proceso asesinada en Veracruz en 2012. “La Relatoría manifiesta especial preocupación por la reiteración de este tipo de actos violentos contra periodistas y trabajadores de los medios de comunicación en México”, dijo. En el comunicado, refiere que en el 2014 fueron asesinados ocho periodistas presuntamente por ejercer su libertad de expresión y que en lo que va del año suman cinco, incluido Espinosa. “El estado de Veracruz es de los más peligrosos para ejercer el periodismo en México”, subraya la Relatoría Especial de la OEA, con sede en esta ciudad, y enfatiza que “cuando tales delitos quedan impunes fomenta la reiteración de actos violentos similares y puede resultar en el silenciamiento y en la autocensura de los y las comunicadoras”. Por separado, la organización no gubernamental defensora de los derechos humanos Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA), se unió a la condena internacional por el asesinato del fotógrafo. “Una vez más la muerte de un periodista provee una ilustración alarmante de las amenazas y la violencia que enfrentan los periodistas y defensores de derechos humanos en México”, dijo. Wola sostuvo que la “cobertura” que hacía Espinosa de las cuestiones sociales en Veracruz “le valió la ira de los funcionarios estatales, y plantea también serias dudas sobre el preocupante patrón de homicidios de periodistas en México”, especialmente en la entidad gobernada por el priista Javier Duarte.

Comentarios