La automotriz coreana KIA acusa presiones de "El Bronco" y amaga con dejar NL

viernes, 22 de enero de 2016 · 11:49
MÉXICO, DF (apro).- En respuesta a las presiones del gobierno de Jaime Rodríguez Calderón, quien pretende renegociar todas las condiciones en las que KIA llegó a Nuevo León, la automotriz coreana evalúa abandonar la entidad para llevar su producción a Texas o a Georgia. Así lo señala el columnista de negocios Alberto Aguilar, quien asegura que la empresa ha hecho cantidad de esfuerzos ante el gobierno de ‘El Bronco’ respecto del convenio que se firmó el 27 de agosto de 2014 con la administración anterior. “Ayer el equipo que preside Seong Bae Kim se reunió con Rogelio Garza Garza, subsecretario de Industria de Economía, para hacer un recuento de su situación y plantearle la posibilidad de ese escenario”. Destaca que KIA planteó que una “primera medida podría ser la suspensión provisional de la relación de trabajo con sus mil 300 empleados y acto seguido el arranque de un arbitraje internacional en Washington, tal cual está sentado en el convenio que se suscribió con el entonces gobernador Rodrigo Medina”. De acuerdo con Alberto Aguilar, para KIA sería regresar a principios de 2014, cuando Nuevo León “ofreció una propuesta de incentivos muy agresiva para arrebatarle la planta a Durango, entidad que aún podría ser una alternativa para retomar el curso”. Los coreanos de KIA han tratado infructuosamente de arreglar las cosas con Fernando Elizondo, el principal asesor del gobernador de Nuevo León, y con Fernando Turner, secretario económico de la entidad, sostiene. KIA ha denunciado la “actitud de revancha” de Turner, “tras de que previamente como empresario intentara que su firma de autopartes Katcon fuera seleccionada como proveedora, lo que quedó en veremos”. Aguilar recuerda que Rodríguez Calderón “ha manifestado que el convenio que logró KIA es irregular porque el anterior gobierno se extralimitó y no se cumplieron los filtros adecuados”. A ‘El Bronco’ le molesta la “compensación para el impuesto sobre nómina a 20 años, cuando en la ley limita a sólo un lustro esa prerrogativa”, señala el columnista. El gobierno de Nuevo León, añade, también argumenta “anormalidades en la compra del terreno que según esto pertenecía a un amigo del exgobernador. Igual se han solicitado a la armadora mil 700 millones de pesos por impuestos que generó la nivelación del terreno”. Y sostiene que “KIA está más que dispuesta a renegociar el acuerdo vigente e incluso a devolver la propiedad que recibió en Pesquería para colocarla en un fideicomiso que le asegure su operación futura”. Destaca, asimismo, que hasta ahora KIA no se ha entrevistado con el presidente Enrique Peña Nieto y ha canalizado sus gestiones vía Ildefonso Guajardo, titular de Economía, y Francisco González, de Proméxico. Luego de precisar que “el gobierno federal contribuyó con 3 mil millones de pesos para nivelar la propiedad que hoy ocupa KIA”, Aguilar subraya que si la empresa decide abandonar México, “la noticia no será la mejor carta de presentación en materia de inversión extranjera”. Son 3 mil millones de dólares de inversión y 4 mil empleos de KIA los que podrían irse de Nuevo León y aun fuera del país, puntualiza.