Correcta medición de pobreza en México, responsabilidad moral, ética y política: Graue

miércoles, 16 de noviembre de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Enrique Graue Wiechers, destacó la urgencia de definir los mecanismos que midan adecuadamente la lacerante desigualdad en México, y que sirvan para diseñar políticas que brinden soluciones. Al inaugurar el Seminario Internacional “Medición de la distribución del ingreso y la desigualdad”, organizado por el Programa Universitario de Estudios del Desarrollo (PUED) y el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), expuso que en el país hay 55.3 millones de pobres, y una tercera parte de la población se encuentra en condiciones de vulnerabilidad. Además, añadió, 35 millones de mexicanos están en rezago educativo: sólo seis de cada 10 jóvenes tienen acceso al bachillerato y tres de cada 10 a la educación superior. “Medir la desigualdad adecuadamente es totalmente urgente para nuestro país, porque es la única forma para evaluar políticas públicas encaminadas a superar esta brutal brecha”, expresó el rector, de acuerdo con un comunicado difundido por la UNAM. En el auditorio Jesús Silva Herzog, del Posgrado de la Facultad de Economía, Graue señaló que “tener una correcta medición de la pobreza es una responsabilidad moral, ética y política. El seminario nos debe permitir llegar a nuevas conclusiones que encaminen al país a una mejor condición de equidad social”, subrayó. Al respecto, el coordinador del PUED, Rolando Cordera Campos, explicó que importa llegar a la excelencia en la medición de la desigualdad, pero sobre todo entender sus dinámicas, cómo evoluciona e impacta en el resto de la actividad humana. La desigualdad, añadió, es una preocupación institucional en el actual mundo convulso y exige construir perspectivas de mediano y largo plazos que permitan generar nuevas políticas y estrategias para enfrentarla. Nos preocupa que de la discusión de esa medición pasemos a preguntarnos sobre la ética de nuestro conocimiento, por el compromiso moral y político que podamos generar a partir de éste, a fin de construir una verdadera estrategia que combine progreso técnico y crecimiento económico con equidad para enfrentar la desigualdad, superarla y llegar a nuevas plataformas de convivencia social, expresó. En su oportunidad, el vicepresidente de la Junta de Gobierno del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), Enrique de Alba, destacó que la medición de la distribución del ingreso y la desigualdad es clave para comprender la estructura y dinámica económica y social de un país, por ello se requiere de fuentes de información confiables. Hasta el momento, reiteró, no hay consenso de las metodologías para tener la mejor medición, por lo tanto es necesario contrastarlas, evaluar sus fortalezas, debilidades y lograr acuerdos. A la inauguración del seminario asistieron Mario Luis Fuentes, integrante de la Junta de Gobierno de la UNAM; la directora del Instituto de Investigaciones Económicas (IIEc), Verónica Villarespe Reyes, y el jefe de la División de Estudios de Posgrado de la Facultad de Economía, Carlos Guerrero de Lizardi. También acudieron funcionarios del sector público y privado, del Inegi y académicos de la UNAM, además del coordinador de las Humanidades, Alberto Vital.