Avanza en el Senado iniciativa para militarizar puertos del país

miércoles, 23 de noviembre de 2016 · 19:43
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Senadores de PAN, PRI y PRD aprobaron por 18 votos a favor y uno en contra, en las comisiones de Comunicaciones y Transportes, la de Marina y la de Estudios Legislativos, la propuesta del Ejecutivo federal para militarizar la administración y la seguridad de los puertos mexicanos que pasarán al control de la Armada, a pesar de la abierta oposición de empresarios del sector, pilotos navales, autoridades civiles y agentes aduanales. A la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) y, en especial, a las Administraciones Portuarias Integrales (API) les seguirá correspondiendo “la parte de negocios, comercial, económica y demás actividades relacionadas con la marina mercante, el comercio marítimo, etcétera”, aclaró el senador Javier Lozano, del PAN, presidente de la Comisión de Comunicaciones. “La parte correspondiente a la seguridad, entendida en su doble expresión de seguridad de las personas, de la vida humana en el mar, pero también de seguridad nacional en las costas”, corresponderá a la Secretaría de Marina, afirmó Lozano. Tras ocho meses de negociaciones, se discutió esta polémica iniciativa que generó una fuerte oposición, tal como publicó Proceso en su edición 2081. La iniciativa original, enviada por Enrique Peña Nieto, es una amplia reforma a las leyes Orgánica de la Administración Pública Federal, la de Navegación y Comercio Marítimos y la de Puertos, para que la Semar se convierta en la máxima administración marítima del país, “con el fin de evitar confusiones y vacíos de autoridad ante la autoridad marítima nacional e internacional”. En la exposición de motivos de la iniciativa se argumenta que la Semar “cuenta actualmente con los recursos humanos y materiales necesarios para cumplir, entre otras atribuciones, con el ejercicio de la soberanía y la autoridad en las zonas marinas mexicanas; garantizar el cumplimiento del orden jurídico nacional en dichas zonas; proteger el tráfico marítimo, fluvial y lacustre; intervenir en la prevención y control de la contaminación marina y salvaguardar la vida humana en el mar, sin perjuicio de las atribuciones que correspondan a la SCT en materia de marina mercante”. El presidente de la Comisión de Marina, Ricardo Barroso, dijo que “esto es sólo con un fin: generar mejores condiciones, donde vemos que todo aquel personal de las capitanías de puerto puede estar tranquilo, no se viene a hacer a un lado a nadie, sino al contrario, se viene a fortalecer una institución que viene trabajando con mucho esfuerzo, con mucha dedicación”. El senador independiente Manuel Cárdenas fue el único que votó en contra y pidió no aprobar el proyecto, ya que se trata de una iniciativa anticonstitucional, pues en el artículo 129 de la Carta Magna se establecen las funciones de la Secretaría de Marina. “En todo caso, que se reforme primero la Constitución”, afirmó. Los legisladores de PRI y PAN le rebatieron a Cárdenas el argumento de que la Secretaría de Marina no puede ejercer funciones de seguridad pública. El coordinador del PRD y presidente de la Comisión de Estudios Segunda, Miguel Barbosa, sólo planteó dudas sobre la constitucionalidad de esta reforma, pero acabaron aprobándola los senadores. La iniciativa del Ejecutivo federal reduce a la SCT, dependencia que tiene a su cargo la autoridad marítima a través de las API, a estar a cargo del “fomento y desarrollo portuario, el control y capacitación de la marina mercante, las obras marítimas portuarias y de dragado”, así como “las concesiones, permisos y sus tarifas y, en general, toda actividad productiva, de negocios y generadora de recursos económicos”. El primer sector en protestar públicamente ante esta iniciativa fue el Frente Unido de Marinos Mercantes (FUMM), que rechazó el proyecto porque “es una acción contraria al espíritu de la Constitución General de la República”, según declaró desde el 29 de marzo el capitán de altura Víctor Martínez. “Expone a los marinos militares al escrutinio de leyes comerciales que demandan competencia y competitividad, rubros ajenos a los militares que son evaluados por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, en los cuales, los puertos han ido mejorando, así como en seguridad, eficiencia y economía”, aclaró Martínez.