Impactó al Papa la esperanza de los mexicanos pese a problemas: Palacios Alcocer

viernes, 26 de febrero de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El embajador de México ante El Vaticano, Mariano Palacios Alcocer, rechazó que en el viaje del Papa Francisco a México hubiera algún tipo de limitación o censura, y consideró como “una falta de consideración” hacia el jerarca católico las especulaciones sobre ello. Sostuvo que en todo momento el gobierno respetó el proyecto de visita, diseñado personalmente por el obispo de Roma, y se brindaron todas las facilidades para que la gira se realizase lo mejor posible. “Después de tres años de estar representando a nuestro país ante la Santa Sede, le puedo asegurar que quienes conozcan mínimamente a Francisco podrán coincidir que no es una persona a la que ni remotamente se le puedan sugerir o restringir temas de conversación, interlocutores con los cuales reunirse, sitios a los que decida visitar ni planteamientos pastorales o teológicos”, explicó. “La personalidad del Papa, tan bien aceptada por la mayoría de los habitantes del mundo que han tenido la oportunidad de escuchar su mensaje, saben que es un hombre libre y auténtico. Al Papa no se le condiciona en ese sentido y el gobierno de la República esto lo tuvo claro en todo momento”, insistió. Alcocer mencionó que el jerarca católico aseguró haber vivido una “indescriptible y profunda emoción” durante su visita a México, especialmente al ver “un pueblo tan lleno de esperanza y fe”. El embajador contó a Notimex las palabras que Francisco le dijo a bordo del avión papal, en el viaje de regreso de Ciudad Juárez a Roma la semana pasada. “El Papa me dijo que estaba muy bien impresionado de su visita a México. El Papa vivió intensamente su visita y ha dado un mensaje muy importante”, señaló. Según el diplomático, a Jorge Mario Bergoglio le impactó la esperanza del pueblo mexicano “a pesar de los inocultables problemas que vive” y explicó esa actitud “a la luz del fenómeno de la Virgen de Guadalupe como un punto de referencia en la religiosidad popular tan arraigada en el país”. “Visitó México de frontera a frontera” y sostuvo que elogió la profundidad milenaria de la cultura étnica mexicana e hizo hincapié en que se hablaban más de 60 lenguas en nuestro país y que le causó una grata impresión. “El Papa llegó satisfecho, dijo que se había transfigurado en México. Él definió su agenda, determinó sus interlocutores, aprovechó su tiempo y dejó un mensaje de esperanza”, insistió. “Fue muy claro en plantear que en los ámbitos de sus respectivas competencias los entes sociales, privados, públicos y religiosos deben colaborar con corresponsabilidad, entendimiento y encuentro. Eso es perfectamente aplicable en el ámbito de nuestro país”, subrayó.

Comentarios