Duarte volvió a Veracruz más 'peligroso, censurado y endeudado”: The Guardian

viernes, 3 de junio de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Bajo la administración del gobernador Javier Duarte de Ochoa, Veracruz se ha convertido en uno de los estados más “peligrosos, censurados y endeudados” de México, afirmó el diario británico The Guardian. En un amplio reportaje en el que cita casos de desapariciones forzadas y asesinatos de periodistas, el diario destaca que en las elecciones de este domingo 5, la baja popularidad de Duarte podría ayudar a poner fin a 86 años consecutivos de gobierno del PRI en la entidad, lo que sería “un duro golpe para el partido que ha dominado por mucho tiempo la política mexicana, tan sólo dos años antes de una elección presidencial”. The Gardian entrevistó a Juan Pablo Calderón, columnista e integrante del PRI “de toda la vida” quien declaró que Duarte “es uno de los gobernadores más ineptos de nuestra historia que refleja la triada de la corrupción, la impunidad y la incompetencia que son el cáncer del PRI y México”. El diario abunda que Duarte exhibió sus deficiencias como político ante la reacción del secuestro de Alexander Figueroa, cuyo padre es un líder local de la Federación de los Trabajadores de Caña de Azúcar y era buscado por un grupo armado y un comando del Ejército cuando se llevaron a su hijo de su casa en Córdoba, en septiembre de 2014 y sin que a la fecha se sepa su paradero. La Organización de las Naciones Unidas (ONU) dictaminó recientemente que ese fue un caso de desaparición forzada, lo que implica que las fuerzas del estado estuvieron involucradas directamente, destaca el diario. Los padres de Alexander eran simpatizantes del PRI y habían participado en os eventos de campaña de Duarte por lo que esperaban que les ofreciera al menos un “oído comprensivo”. Sin embargo, cuando fueron a Palacio de Gobierno, en Xalapa, para pedirle ayuda, fueron rechazados. Erubiel Tirado, un experto en seguridad consultado por The Guardian afirmó que durante el gobierno de Fidel Herrera Beltrán, antecesor de Duarte, “se forjaron pactos con el crimen organizado” para asegurar una paz relativa en el estado. El diario recuerda que en 2013 un Tribunal Federal de Estados Unidos escuchó testimonios sobre la campaña electoral de Fidel Herrera, quien habría recibido millones de dólares de Los Zetas después de la separación del Cártel del Golfo. Herrera Beltrán ha negado las acusaciones, actualmente es el Cónsul de México en Barcelona, España, y no está bajo investigación. Pese a su falta de experiencia política, Duarte de Ochoa fue electo como sucesor de Herrera, en medio de acusaciones de fraude electoral. De hecho, subraya el rotativo británico, desde entonces se especuló que Herrera pretendía continuar como gobernador de facto. “Duarte no tiene la capacidad o la personalidad para negociar con los caciques, que comenzaron a tomar sus propias ofertas, alterando los equilibrios de poder. La situación de seguridad es ahora muy frágil “, dijo al diario Jorge Rebolledo, experto en seguridad de la Universidad Veracruzana (UV), a la que por cierto, Duarte le adeuda unos dos mil millones de pesos. Luego destaca que el “ojo por ojo” se ha vuelto una práctica común en la entidad entre grupos del crimen organizado que luchan por controlar el territorio. A pesar de ello, subraya The Guardian, “a medida que la violencia se ha agravado, Duarte aparentemente ha optado por la negación, por culpar a los enemigos políticos de emitir informes sobre una escalada de terror”. Al respecto Rebolledo abonó: “Todo lo malo tiene que ver con sus enemigos, no con su Gobierno. Toma cualquier crítica personalmente”. Para Duarte, prosigue el reportaje, los periodistas se han convertido en un “foco de desconfianza”, pues “mientras los diarios ‘amistosos’ han sido apuntalados con la publicidad oficial, las voces críticas han tenido dificultades para sobrevivir”. El diario entrevistó a reporteros veracruzanos que afirman que son filmados y fotografiados por informantes y destaca el caso de un reportero, cuyo nombre se reserva, que se reunió con el secretario de Seguridad Pública de Duarte, quien le reveló detalles de su vida personal. “Él dejó claro que el Gobierno tiene los archivos de todos los periodistas, información que pueden utilizar cuando sea necesario”, dijo el reportero al diario. Con base en cifras de la organización Artículo 19, The Guardian destaca que durante el gobierno de Duarte, en Veracruz al menos 17 periodistas han sido asesinados y otros tres han desaparecido, lo que hace a la entidad el lugar más peligroso para los medios de comunicación en México. Recuerda algunos de los casos más emblemáticos, como el del fotoperiodista Rubén Espinoza Becerril, quien huyó del estado después de una serie de actos de intimidación y fue asesinado el 31 de julio de 2015 en la Ciudad de México junto con la activista Nadia Vera, quien se fue de Xalapa por intimidación policial; Yesenia Quiroz, maquillista; la colombiana Mile Virginia Martín y Alejandra Navarrete, empleada doméstica. Y destaca que en este caso, como en otros, su muerte ha sido justificada con una presunta relación con el crimen organizado. The Guardian señala que esas acusaciones son difíciles de refutar pues las investigaciones de la Policía están “incompletas y envueltas en corrupción”. Sin embargo, subraya que “nadie duda de que el periodismo en Veracruz es una actividad peligrosa”. El diario refiere que la violencia contra las mujeres también aumentó en Veracruz en el gobierno de Duarte, al grado que en enero pasado tuvo que aceptar recomendaciones para hacer frente a la violencia de género. Sin embargo, señala que días después de aceptar dichas recomendaciones, el Congreso de Veracruz aprobó vía fast track una reforma a la Constitución local que establece la obligación del estado de garantizar el derecho a la vida de un ser humano desde el momento de la concepción, lo que es visto por legisladores que se opusieron a las modificaciones, como una forma de criminalizar a las mujeres que abortan. “El gobierno estatal ha negado que el aborto se criminalice, pero el arzobispo de Veracruz ha dicho que el gobernador ‘dio su palabra’ de que la reforma sería ratificada antes de que abandone el cargo en diciembre”, acota el rotativo. Finalmente, hace referencia al “desastre financiero” que dejará el priista a su próximo sucesor, pues deja a Veracruz como el cuarto estado más endeudado del país con dos mil 500millones de pesos, el triple de cuando recibió el estado y “esta cifra no incluye los millones adeudados a entidades públicas como universidades, hospitales o fondos de pensiones”, subraya el diario. Concluye el reportaje con una declaración de Alberto Olvera, sociólogo de la Universidad de Veracruz, quien afirma: “Duarte ha sido el gobernador más autocrático, corrupto y vengativo de Veracruz en décadas. Si el PRI pierde esta elección será histórica, y nuestra primera experiencia de la democracia”.

Comentarios