AMLO, quien menos continuidad daría a la política económica del país: S&P

martes, 22 de agosto de 2017
CIUDAD DE MÉXICO (apro).— La calificadora Standard & Poor’s (S&P) consideró que, de ganar la presidencia de la República, Andrés Manuel López Obrador daría menor continuidad a la política económica del país. Sin embargo, dicha firma no espera un cambio sustancial en las políticas fiscal o monetaria. Al publicar el artículo “Preguntas frecuentes: Actualización sobre la calificación soberana de México”, la agencia con sede en Nueva York aseguró sobre el actuar del líder del Morena: “La independencia legal del banco central y el respaldo público para la institución deberían traducirse en la continuidad de una política monetaria prudente. Es más probable que la administración de AMLO cambie políticas sociales y las prioridades de gasto del gobierno, y no es probable que presente déficits presupuestales sustanciales”. Eso sí, S&P reconoció que tal vez existiría una mayor incertidumbre sobre la política energética bajo “la potencial administración de AMLO”. La calificadora argumentó que “es poco probable que la reforma energética se revierta, ya que está basada en una enmienda constitucional. El nuevo gobierno deberá obtener la aprobación de dos terceras partes del Congreso y la mayoría de los gobiernos estatales para acordar una nueva enmienda constitucional, algo poco probable. “Esperamos que el marco legal actual y la actividad del sector privado en este sector continúen; sin embargo, el nuevo gobierno podría cambiar o desacelerar la implementación de la reforma. Podría intentar cambiar y extender el papel de Pemex y CFE alejándolos de la búsqueda de rentabilidad y eficiencia, llevándolos a impulsar sus inversiones o sus contribuciones fiscales para el gobierno”. De acuerdo con la agencia calificadora, tras la reforma, el gobierno mexicano ya ha otorgado cerca de 70 contratos a 66 compañías de energía (la mitad son mexicanas). Las compañías de energía tienen inversiones comprometidas por 50 mil millones (que se harán en varios años) derivado de las diversas rondas de exploración y producción de energía realizadas hasta ahora. Varias empresas mundiales han anunciado sus planes para operar gasolineras minoristas en México, y 14 ya han iniciado operaciones (en una pequeña escala). “La fuerte participación de empresas privadas locales y extranjeras en rondas de licitación de petróleo y gas en 2017 indica la confianza del sector privado en la permanencia de las nuevas políticas de energía”, aseguró S&P. Riesgo de liderazgo débil La calificadora también vio otros riesgos para las próximas elecciones: un liderazgo nacional débil, por lo cerrado de la contienda; además de un Sistema Nacional Anticorrupción sin fuerza. “No hay una segunda vuelta en las elecciones presidenciales de México, lo que hace posible que un candidato con un porcentaje modesto del voto popular (en un entorno con muchos candidatos) podría convertirse en presidente. Una combinación de un mandato popular limitado para el nuevo presidente y un Congreso dividido sin que ningún partido tenga la mayoría en la Cámara de Senadores o de Diputados podría llevar a un liderazgo nacional débil”, advirtió. Tal resultado, señaló, disminuiría la probabilidad de aprobar medidas para fortalecer el estado de derecho impulsar el crecimiento del PIB y evitar una erosión gradual del perfil financiero del soberano. Por otra parte, recordó que el Congreso mexicano aprobó las medidas anticorrupción en junio de 2016 para fortalecer las potestades de auditoría y supervisión de las instituciones anticorrupción como respuesta a las demandas públicas de rendición de cuentas. Sin embargo, la implementación de la reforma se ha demorado. “La reforma, que podría también derivar en una mejor supervisión federal del gasto de los gobiernos locales, crea un nuevo tribunal federal para manejar acusaciones de corrupción contra servidores públicos”, acotó.

Comentarios