Piden revertir permiso otorgado por la Semarnat para planta de cianuro en Durango

martes, 22 de agosto de 2017
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Un grupo de ciudadanos integrados en la Red Mexicana de Afectados por la Minería (REMA) acudió ante el Tribunal Federal de Justicia Administrativa para demandar la nulidad de una resolución que autorizó, el pasado 8 de mayo, el Proyecto “Chemours Laguna”, en la localidad “El Siete Pueblo Nuevo” del Municipio de Gómez Palacio, Durango. La resolución que impugnan los inconformes, contenida en el oficio SGPA/DGIRA/DG03273 de fecha 8 de mayo de este año, fue emitida por la Dirección General de Impacto y Riesgo Ambiental (DGIRA) de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat). En un comunicado, la REMA afirmó que la resolución de la dependencia federal incumple con lo dispuesto en la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente (LGEEPA), así como con diversos instrumentos de política ambiental que la misma regula, y viola los derechos humanos de legalidad y seguridad jurídica, así como el derecho a un medio ambiente sano para el desarrollo y bienestar los pueblos consagrado en la Constitución Política mexicana. Los inconformes advierten en su comunicado que de iniciarse las obras del proyecto “Chemours Laguna” promovido por la empresa The Chemours Company “se ocasionarían daños irreparables a los ecosistemas, a los bienes comunes naturales de la zona y a la biodiversidad del lugar, además de ocasionar riesgos graves a la salud pública”. Por ello, añaden, en la demanda ante el Tribunal Federal de Justicia Administrativa se solicita a las autoridades jurisdiccionales la suspensión de la ejecución de la resolución administrativa impugnada, toda vez que aquellos serían de difícil o de imposible reparación. Además, advierten, existe peligro en la demora, pues de no concederse la medida cautelar que se solicita, la empresa The Chemours Company “intentará, como ya lo hace, la ejecución de la resolución que se combate y del proyecto que en ella se autoriza, con irreversibles daños ambientales y riesgos graves a la salud pública en detrimento del orden público y del interés general”. La REMA afirma que “en un proceso plagado de irregularidades”, la DGIRA de la Semarnat autorizó “indebidamente” el proyecto Chemours Laguna. Dicho proyecto comprende la instalación y operación de una planta química dedicada a la producción de 65 mil toneladas de Cianuro de Sodio al año en una superficie total de 11.7 hectáreas. El cianuro de sodio, alerta la REMA, es uno de los venenos más potentes del mundo y genera daños irreversibles a la salud y al medio ambiente y su producción en La Comarca Lagunera podría afectar a los ecosistemas circundantes y poner en riesgo a las poblaciones vecinas. El pasado 2 de marzo, The Chemours Company presentó la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA-P) del Proyecto “Chemours Laguna” con el propósito de obtener la autorización de la DGIRA para realizar las obras y las actividades contempladas en el proyecto, “lo que implicaría la remoción de vegetación, el cambio de uso de suelo forestal, el uso de sustancias tóxicas en grandes cantidades y, en consecuencia, la afectación de ecosistemas”. De acuerdo con la REMA la autorización debió ser denegada por parte de la autoridad ambiental ya que el predio en el que se pretende llevar a cabo el proyecto está ubicado dentro de la Unidad de Gestión Ambiental (UGA) N° 49 del Programa de Ordenamiento Ecológico del Estado de Durango que establece una política ambiental de restauración del territorio y de la UGA 19 del Ordenamiento Ecológico y Territorial del Municipio de Gómez Palacio que establece una política ambiental de conservación del territorio. Además el uso de suelo para ese territorio no contempla las actividades que se pretenden llevar a cabo, afirmó la REMA. Adicional a ello, subrayó, la Manifestación de Impacto Ambiental presentada por The Chemours Company contiene irregularidades que incumplen con lo dispuesto en la LGEEPA con relación al procedimiento de evaluación de impacto ambiental presentando información inconsistente, incompleta, omisa y, en consecuencia, falsa, con relación a los impactos ambientales, a los documentos consultados, a las fuentes y a los riesgos a la salud pública. “Considerando las irregularidades del Proyecto ‘Chemours Laguna’, la laxitud de las Normas Oficiales Mexicanas, la incapacidad material de las autoridades ambientales responsables de su aplicación y el hecho de que no existe manera de garantizar la falta de errores o de accidentes, la Dirección General de Impacto y Riesgo Ambiental (DGIRA) de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) debió negar la autorización que le fue solicitada”, afirmó la REMA.

Comentarios