Colectivo 'El Solecito” recibe el premio 'Notre Dame” 2018

martes, 16 de octubre de 2018
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La “visibilización” de la crisis humanitaria por los desaparecidos en México y el “reconocimiento del trabajo continuo de madres que buscan a sus hijos” es el mayor logro después de cuatro años dedicadas a la búsqueda de personas desaparecidas, afirmó la coordinadora del colectivo “El Solecito” de Veracruz, Lucía Díaz Genao. En breve entrevista con Apro, luego de recibir el premio “Notre Dame” 2018 que otorga la prestigiada Universidad, Díaz Genao sostuvo que más que un reconocimiento “es una oportunidad para poner el tema en la mira de la gente que no lo tenía antes presente; nos había costado mucho trabajo romper la burbuja de la indiferencia”. El galardón de esa institución académica ubicada en Indiana, Estados Unidos, entregado este jueves por su presidente John Jenkins, en la capital mexicana, se fue gestando desde hace un año, cuando periodistas allegados a la Universidad se acercaron a las madres que integran “El Solecito”, durante sus búsquedas en el predio de Colinas de Santa Fe, donde se llevó a cabo una ceremonia religiosa como parte de la premiación. En ese predio, la agrupación ha localizado restos de 295 personas, mientras que en Omealca, otra localidad de Veracruz, han encontrado otros 12 cuerpos. “Hasta ahora se han podido identificar 16 personas, lo que significa que todavía hay un largo camino por recorrer en materia de identificación; es un trabajo gigantesco, faltan miles de perfiles de ADN que no se han confrontando, y con este reconocimiento esperamos contagiar a más personas para que nos acompañen en esta lucha”, apuntó Díaz Genao, madre de Luis Guillermo Lagunes Díaz, desaparecido en junio de 2013. Tras recordar que la Universidad de Notre Dame realiza investigaciones sobre derechos humanos, Lucía Díaz puntualizó que el reconocimiento se da como una “reivindicación” del intenso trabajo de los familiares que integran el colectivo. Durante los últimos dos años del gobierno de Miguel Ángel Yunes, abundó, “sólo habíamos recibido desprecio, nos discriminó y nos repudió durante su mandato”. Y a las decenas de madres que acudieron a la Ciudad de México a recibir el reconocimiento, dijo, “nos da un respiro, un estímulo, vamos a seguir trabajando igual, pero está muy lejos que reconozcan a una el esfuerzo. Es un honor no pasar desapercibida en nuestra lucha”. Alrededor de 80 mujeres que portaban como distintivo una mascada amarilla acudieron a recibir el reconocimiento de manos John Jenkins, quien resaltó que el motivo del galardón se debe a “su labor en los campos, por negarse a guardar silencio, por su tenacidad, por su fe y por su ejemplo al mundo”. Esta es la primera ocasión que la Universidad de Notre Dame reconoce a una representación mexicana como merecedora del premio, y en especial a un colectivo de familias de desaparecidos. El Premio de la Universidad de Notre Dame lo han recibido personalidades como el expresidente de Estados Unidos James Carter; la madre Teresa de Calcuta; el arzobispo de Sarajevo, Vinki Cardinal Pulji; el Premio Nobel de la Paz, John Humbe, y el juez brasileño Sergio Moro, de Curitiba.

Comentarios