Ante el próximo gobierno, necesario un 'sistema de pesos y contrapesos”: CEM

martes, 13 de noviembre de 2018
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El presidente saliente de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), José Francisco Robles Ortega, afirmó que la nueva composición política del país, dominada por Morena, requiere de un renovado “sistema de pesos y contrapesos” que se encuentra “gravemente” debilitado. Robles Ortega señaló que meses antes de la elección presidencial ya se advertía un cambio profundo en la vida política del país, porque la población mostraba hartazgo creciente por la corrupción, la violencia y la injusticia y por ello buscaba una nueva alternativa de gobierno.
“El resultado de las elecciones rebasó a la gran mayoría de los analistas. Un partido fundado hace cuatro años logró una importante mayoría en las cámaras, en diversos órdenes y niveles de gobierno e incluso la Presidencia de la República. “A la luz del Evangelio y de la Doctrina social de la Iglesia tal concentración de poder requiere de un renovado ‘sistema de pesos y contrapesos’. “Lamentablemente, no es un secreto para nadie que este ‘sistema’ se encuentra gravemente debilitado. No sólo porque los partidos políticos aún se encuentran en un cierto pasmo post-electoral sino porque la sociedad civil organizada requiere de mayor organización, efectividad y presencia”, afirmó el prelado durante la Asamblea General de la CEM, realizada en Cuautitlán Izcalli, Estado de México.
Robles Ortega explicó que el Estado se puede entender de dos maneras: como gobierno y como comunidad políticamente organizada, y en ese sentido, señaló:
“Hoy tenemos un gobierno con gran poder, pero una sociedad que en muchos ámbitos se encuentra herida, fracturada y frágil. En otras palabras, el Estado por un lado es fuerte y por otro lado es débil”.
Y si bien reconoció que la Iglesia no tiene una misión político-partidista o político-gubernamental, sí esbozó cuál será la postura del poder eclesiástico en el próximo gobierno: “Fortalecer a nuestro pueblo para que no sea masa informe, para que sea una auténtica comunidad capaz de ser sujeto y no solo objeto del poder”. La Iglesia en el próximo gobierno La principal contribución de la iglesia al fortalecimiento de la sociedad en el actual contexto es. Dijo: “ser-Iglesia al estilo de Jesús”. Para ello, abundó, es necesario que toda comunidad de discipulado misionero, especialmente si es integrada por fieles laicos, sea generadora de sociedad civil. Y delineó los objetivos inmediatos:
“Todos tendremos que renovar nuestros argumentos e ideas para hacer más comprensible la necesidad de respetar el derecho a la vida desde la concepción y hasta la muerte natural; tenemos que lograr que aún los no creyentes redescubran la verdad, el valor y la belleza del matrimonio heterosexual y la importancia de madurar en una cultura y una legislación de verdadero respeto y promoción del derecho humano a la libertad religiosa. “En el nuevo contexto político que tenemos, una nueva actitud de nosotros los obispos se requiere: respeto sincero a las autoridades legítimamente constituidas; colaboración en todos los temas comunes que podamos encontrar; y sana distancia para evitar cooptaciones indebidas que terminan lastimando tanto al Estado como a la Iglesia”.
La Iglesia, subrayó, no busca ningún fuero especial y, señaló que, si bien el Estado debe ser laico para no promover religión o irreligión alguna, también debe serlo para que la sociedad sea tan religiosa como ella quiera ser.
“Esta es una gran tarea que tendremos que afrontar con máxima seriedad y competencia en los próximos años”, apuntó.
Durante la asamblea, Robles Ortega también hizo hincapié en la obligación de la iglesia de proceder en los casos de abuso sexual que se registran al interior de la iglesia, “conforme a derecho y sin dilación” bajo el principio de que ningún miembro de la iglesia “se encuentra en una suerte de paréntesis respecto a la aplicación de la justicia”. Y reiteró que por indicaciones del Papa Francisco debe haber “cero tolerancia” en estos crímenes.

Comentarios