Tensión legislativa por la Guardia Nacional y el presupuesto

lunes, 26 de noviembre de 2018
La discusión sobre la Guardia Nacional y la propuesta de que sea encabezada por un militar exacerbó los ánimos de los diputados. A la bancada de Morena le importa sobremanera sacar la iniciativa antes del 31 de diciembre, tarea casi imposible ante la estrechez de los tiempos legislativos; lo más seguro es que la nueva corporación con la que Andrés Manuel López Obrador intentará combatir la inseguridad en el país quede constituida entre febrero y abril de 2019. Por lo pronto, la rispidez legislativa ya afectó el debate sobre el Presupuesto de Egresos para el año entrante, que en teoría debe estar listo el 16 de diciembre. CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- La discusión en torno a creación de la Guardia Nacional se entrampó en la Cámara de Diputados, donde Andrés Manuel López Obrador protestará el próximo 1 de diciembre, por lo que el mandatario tomará las riendas del país sin el “arma” con la cual intentará combatir la inseguridad que tiene postrada a la nación y estará encabezada por un militar. El retraso en el anuncio del Plan Nacional de Seguridad del próximo gobierno, en medio de las críticas por la decisión de AMLO de mantener a las Fuerzas Armadas en tareas de seguridad pública, pospuso el debate en torno a la Guardia Nacional, que se entrampó a su vez en el debate sobre la distribución del dinero público. Esa demora legislativa calentará aún más las discusiones y aprobación del Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2019,  raíz del cual se prevé que los recortes al campo, universidades, agua, gobiernos estatales y municipales provocarán jaloneos. Y aun cuando el grupo parlamentario de Morena pretende aprobar antes del 31 de diciembre los cambios constitucionales que posibilitan modelar la nueva institución de seguridad que desea el gobierno de López Obrador, la oposición pronostica iniciar la discusión en enero y llevarla al pleno hasta el siguiente periodo ordinario de sesiones, entre febrero y abril. Morena requiere 366 votos para cambiar la Constitución y crear la Guardia Nacional. Con el apoyo de los partidos del Trabajo y Encuentro Social alcanzaría 314. Si se le suma el Verde Ecologista llegaría a 325, por lo que requiere negociar 41 sufragios con la oposición. En entrevistas por separado, legisladores del PRI y Movimiento Ciudadano (MC) sostienen que en su primer análisis se ubica el rechazo a la Guardia Nacional porque la encabezará un mando militar. Los panistas aún no se definen, mientras que el PRD coincide con los primeros. Falta convencer a los morenistas que se resisten al mando militar. Si no se logra aprobar la conformación de la Guardia Nacional antes de la discusión del PEF 2019 no figurarán en éste recursos para la nueva corporación. Sin embargo, el diputado Alfonso Ramírez Cuéllar, presidente de la Comisión de Presupuesto, comenta que se puede salvar el escollo fijando recursos en un apartado llamado “provisiones”. –¿No aprobar la Guardia Nacional meterá presiones a la discusión del presupuesto, o podrá ser usada como moneda de cambio por la oposición, como, por ejemplo: “Te apruebo la Guardia el año que entra si me apruebas más recursos para mis gobernadores”? –se le pregunta a Ramírez Cuéllar.   –De todos modos ya hay presiones de muchos sectores y de los organismos del gobierno. Por lo pronto, la no aprobación de la Guardia Nacional complicó aún más la discusión sobre el PEF 2019 y deja a López Obrador sin una de sus armas para abatir la inseguridad… por lo menos durante los primeros meses de gobierno. Cámara rebasada El 20 de noviembre de 2017, cuando presentó su Proyecto de Nación, AMLO hizo referencia a una Guardia Nacional, pero sin ahondar en detalles. Hubo quien pensó que ésta operaría bajo la égida civil, con participación del Ejército y la Marina. Pero apenas 11 días después de su arrollador triunfo y con bancadas robustecidas, senadores y diputados de Morena escucharon las 12 “consideraciones” de reformas que AMLO enumeró el 12 de julio pasado, necesarias todas para echar a andar el Proyecto de Nación, aunque no se incluyó la Guardia Nacional. Los trabajos legislativos iniciaron el 29 de agosto. Diputados y senadores llevaban buen ritmo para tener todo listo el 1 de diciembre y entregar a López Obrador la estructura legal sobre la cual cimentará los cambios… hasta que se anunció la creación de la Guardia Nacional. Sólo entonces el ritmo de San Lázaro se desaceleró. El plan previsto para anunciarse el martes 6, se pospuso para el miércoles 14; en el palacio legislativo se hizo imposible sacarlo para antes del 1 de diciembre debido al retraso con el que la iniciativa se entregó a los diputados. Fue hasta el martes 20 cuando se presentó en tribuna el documento para reformar 13 artículos de la Constitución que posibilitan la creación de la Guardia Nacional. Miroslava Carrillo, presidenta de la Comisión de Puntos Constitucionales, dice en entrevista que el dictamen se aprobará en cámara antes del 31 de diciembre, día en que concluye el periodo ordinario de sesiones. “Tengo la obligación de dictaminar lo que se proponga en ese periodo”, comenta la diputada de Morena. –¿Emitirá su dictamen aunque la consulta se realice el 21 de marzo de 2019?  –Sí. No puedo tener un asunto futuro. No sé si es fecha tajante, pero yo necesito dictaminar lo que se presenta en el periodo ordinario. La oposición no piensa igual. Tonatiuh Bravo, coordinador de Movimiento Ciudadano (MC), dice que la discusión en comisiones podría empezar en enero y, como el presidente electo ha dicho que “someterá a consulta (la Guardia Nacional), no creemos que se discuta ahora”. Y aunque el jueves 22 el morenista Mario Delgado, presidente de la Junta de Coordinación Política (Jucopo), declaró que van a tratar de que salga en diciembre, los tiempos legislativos no dan margen para ello, a menos que Morena pretenda sacarla vía fast track; tampoco son suficientes para que los cambios constitucionales se aprueben antes de concluir el año. Tan sólo el miércoles 21 se recibió en Puntos Constitucionales la iniciativa de reforma constitucional, y el martes 27 la “subcomisión de seguridad” de Puntos Constitucionales “hará un análisis”. Además, según comentó la diputada Miroslava Carrillo, los integrantes de esa comisión “han manifestado el interés de hacer un conversatorio con analistas y especialistas para que no sólo sean ellos los que dictaminen”. El problema es que el jueves 22, cuando Morena pudo dispensar la segunda lectura y aprobar el retiro del fuero, incluyendo al presidente de la República, no lo hizo, lo cual retrasó los trabajos. En consecuencia, es factible  que el martes 27 la sesión se prolongue, evitando así que la subcomisión de seguridad sesione para definir solamente a quienes invitarán al conversatorio. Y en medio de la inusitada lentitud de la Cámara, que bien pudo convocar a sesionar el miércoles 28 –las sesiones son sólo martes y jueves–, se desató la ola de críticas a la Guardia Nacional concebida bajo la égida de un militar, sumada a la “confusión” que existe entre algunos legisladores de Morena. Las explicaciones El descontento de la población y la “confusión y dudas” de los morenistas llevaron al asesor en seguridad del próximo gobierno, Alejandro Gertz Manero, a encerrarse con los 256 diputados de la fracción de Morena. –¿Cuál fue la confusión planteada? –se le pregunta a la diputada Carrillo.  –Decíamos: “¿Cómo se le va a hacer para decir si en esta conformación (de la Guardia) no estamos haciendo lo mismo que otros gobiernos?” –¿Dudas?  –Fueron diversas: Una que llamó mucho la atención es cómo la vas a integrar. Gertz Manero les explicó que la figura de Guardia Nacional existe desde hace muchos años en la Constitución. “Ahora es nada más darle orden”, dice Miroslava Carrillo, y añade: “En otras administraciones los militares fueron a las calles sin sustento legal. Hoy nosotros se lo queremos dar. Y aclara: “La formación sí es militar, pero su actividad va a ser civil”. –¿La actividad es civil pero el mando será militar? –Son policías militares y para nosotros tomar el ejemplo de esas personas que tienen esa especialidad podría ayudar.  –¿Cuestionaron a Gertz por el hecho de que militares vayan a estar al frente?  –No me acuerdo que haya un tema tan específico, pero en la iniciativa dice que se podrá convocar a la ciudadanía a que forme parte de la policía.  –¿Usted, en lo personal, quiere que la encabece un militar o un civil?  –Civil, civil. El tema es que quien va a ser cabeza de la Guardia va a ser el presidente de la República… él es el jefe del mando de la guardia civil.  –Y, dentro de la Guardia, ¿quiere un civil o un militar? –Nosotros tenemos que confiar en cómo venga la propuesta. Yo apoyaré todas las actividades que el presidente crea que sean convenientes para la protección de los ciudadanos. Pero no todos los diputados de Morena piensan igual, como Julio Carranza, diputado por Veracruz: “Estoy en contra de la Guardia y voy a votar en contra. Yo no traigo línea de nadie”. Y mientras Gertz Manero hizo labor de convencimiento entre los morenistas, Mario Delgado, coordinador de la bancada y presidente de la Jucopo, cabildeó entre las distintas bancadas y les pidió su apoyo. Bravo, coordinador de Movimiento Ciudadano, dijo que no se ha acordado nada. “Sin embargo –apunta–, en la Jucopo se nos ha dicho que se trata de una propuesta que trata de hacer frente a la difícil situación que se vive en la mayoría de los estados por la falta de cumplimiento de mínimas condiciones de seguridad, agravada por los asesinatos y otros delitos”. Atorón Movimiento Ciudadano está de acuerdo en que haya una Guardia Civil pero bajo mando civil. “No entendemos que tenga como jefe al secretario de la Defensa cuando no tienen entrenamiento ni preparación. Si la mantienen con un tema de militarización, los 28 diputados de MC votaremos en contra”, advirtió el coordinador Tonatiuh Bravo. El PRI, a través del general de división y presidente de la Comisión de Defensa, Benito Medina, va más allá. Dice que su partido no sólo se opone a la existencia de un jefe militar al mando, pues “dentro de un Estado democrático este tipo de organizaciones no siguen estos patrones… estamos en el ojo del huracán. Esto es inédito y no concuerda con lo que podría ser un Estado democrático”. –¿A qué patrones se refiere?  –El patrón es que no es precisamente el personal militar en su totalidad; es decir, que asuma el control total de esto… Normalmente es personal civil que tiene algunos mandos militares, nada más. En este caso es todo militar, excepto que también integran a la Policía Federal. A título personal, no como Sedena ni como PRI, Medina dice estar de acuerdo en que la Guardia sea “mayormente civil”, que el mando “recayera en civiles” y que los militares “actuaran como asesores”, pero “no como una unidad integrada militarmente”. La discusión de la Guardia se empalmó con el debate del PEF 2019 y el reclamo de más recursos por parte de los gobiernos. El PAN cuenta con 12 gobernadores, al igual que el PRI,  y MC tiene sólo un ejecutivo, el de Jalisco. Estos mandatarios son de los partidos a los cuales tendrá que recurrir Morena para lograr los 366 votos que se requieren para la reforma constitucional. El presupuesto deberá avalarse antes del 16 de diciembre, aunque no se haya creado la Guardia, aclara Ramírez Cuéllar. “Se puede establecer en el decreto de presupuesto un apartado de ‘provisiones’ y con eso se salvaría el escollo”.   

Comentarios