El 6 de marzo, límite para decidir la extradición de Eugenio Hernández a EU

martes, 27 de febrero de 2018
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) puso como plazo límite el 6 de marzo para aprobar o rechazar la solicitud que hizo el gobierno de Estados Unidos sobre la extradición del exgobernador de Tamaulipas Eugenio Hernández Flores. La Corte Federal de Distrito para el Sur de Texas reclama a Hernández Flores y a su cuñado Óscar Manuel Gómez Guerra por ser presuntos responsables de diseñar y ejecutar "varias maquinaciones con el fin de robar dinero al gobierno de Tamaulipas, realizando contratos falsos" entre 2005 y mayo de 2015, según información difundida por el diario El Mañana. La extradición será decidida por el titular de la SRE, Luis Videgaray Caso, tomando en cuenta la opinión jurídica no vinculatoria emitida por el juez federal Eucario Adame Pérez. De acuerdo con el posicionamiento judicial, el político priista no debe ser enviado a Estados Unidos, sin embargo, aconsejó a la Federación que pida el expediente al gobierno de ese país para juzgar en México a Hernández Flores, detenido el 6 de octubre de 2017 en Ciudad Victoria, Tamaulipas. Cinco días después de la aprehensión del exmandatario, la embajada de Estados Unidos en México envío la nota diplomática 17-3953, firmada por el ministro consejero William H. Duncan, para solicitar la captura del tamaulipeco a la SRE. El 12 de octubre del mismo año, la Procuraduría General de la República (PGR) recibió el oficio ASJ- 36286 de la Dirección General de Asuntos Jurídicos de la Cancillería. Según la investigación estadunidense, durante el mandato de Hernández Flores, Gómez Guerra y el empresario Guillermo Flores Cordero, junto con más personas, crearon empresas ‘fachada’ y abrieron cuentas bancarias en el Valle de Texas, para lo cual falsificaron documentos que entregaron a los bancos Inter National Bank y Lone Star Bank of Comerse. "Una vez que las cuentas de los bancos estadunidenses se abrieron y el dinero se envió a las cuentas de las empresas fantasma, los coconspiradores recibieron sus pagos en cuentas bancarias particulares. Óscar Manuel Gómez Guerra tomó su parte y los fondos restantes fueron depositados en una cuenta nominada a nombre del coconspirador, de la cual la investigación reveló estaba para el beneficio de Eugenio Javier Hernández Flores", informó el gobierno estadounidense. Los testimonios indicaron que Óscar Manuel Gómez Guerra, casado con Elsa Hernández Flores, manejó las actividades ilícitas, compra de propiedades y cuentas bancarias, bajo las indicaciones del entonces mandatario tamaulipeco. Ambos hombres son señalados por operar una red de empresas fantasma que lavaron 300 millones de pesos, finaliza la nota de ‘El Mañana’.

Comentarios