Detienen a excontadora y a exdirectivo de Hacienda del gobierno de César Duarte

jueves, 28 de junio de 2018
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Guadalupe Medina Aragón, contadora del exgobernador César Duarte Jáquez -prófugo de la justicia-, fue aprehendida hoy en la ciudad de Parral, mientras que el exdirector de Programas de Inversión de la Secretaría de Hacienda, Erick Manuel Hernández Aguilar, fue detenido en la capital de Chihuahua. El gobernador Javier Corral Jurado confirmó en Ciudad Juárez la detención de la mujer: "Está involucrada en varios desvíos y ha participado en otras operaciones en las que el exgobernador hizo actos indebidos, de transferencias económicas para desviar. Fue detenida". Además, refirió que aún quedan decenas de carpetas de investigación en desarrollo con distintos asuntos relacionadas con la administración estatal anterior. "El caso de la contadora se dará a conocer por la Fiscalía. Lo que sé son los datos que me han dicho. Está involucrada, incluso, como beneficiaria de uno de esos desvíos. Era la contadora principal o la única del exgobernador", dijo. Corral afirmó que el gobierno de Enrique Peña Nieto tiene detenidas las solicitudes de extradición de Duarte Jáquez por los casos de mayor cuantía, que atañen a desvío de recursos al PRI o a funcionarios de su gobierno. Y es que, solo ha solicitado la extradición basado en las otras órdenes de aprehensión, que ya suman 14. Por ese motivo, dijo que, una vez que concluya el proceso electoral, convocará al mandatario federal para que quite la protección a César Duarte. Esas dos últimas detenciones coincidieron con la realización del foro sobre el caso de Chihuahua en materia de corrupción en el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, donde la secretaria de la Función Pública, Rocío Stefany Olmos, participó en el panel "El combate a la corrupción en el estado de Chihuahua" y explicó cómo operó la red de corrupción duartista. La funcionaria insistió en varias ocasiones en que la corrupción no se puede investigar desde una sola persona porque “va más allá, es un sistema”, por lo que no sólo se pueden centrar en César Duarte y en Alejandro Gutiérrez Gutiérrez, exsecretario general adjunto del PRI nacional y operador de Manlio Fabio Beltrones. Lo importante, dijo, es que han podido evidenciarlo porque no se puede hacer frecuentemente. "La corrupción difícilmente ocurre a través de un servidor público (...) se observan redes sofisticadas y articuladas de servidores públicos, son organizados para cometer este tipo de actos (...) las redes se comienzan a tejer desde los nombramientos, con ciertas posiciones para desviar, para hacer negocio. La red de corrupción sí fue encabezada por César Duarte con colaboradores muy cercanos, muchos familiares en primero o segundo grado, conocidos, principalmente en áreas de Educación, Salud, Hacienda, Obras Pública", detalló. La colusión fue del Ejecutivo, de diferentes niveles de gobierno y otros poderes, situación que ha hecho más difícil la investigación. El gobierno estatal también interactuó a nivel federal y municipal para extender la red, lo que explica que en seis años no se dimensionara lo que sucedía ni hubiera consecuencias. Las personas o instituciones que debieron ser contrapeso, fallaron y los titulares se beneficiaron de esa red de corrupción, como la Contraloría estatal que no sancionó a nadie; la Auditoría Superior del Estado, cuyo ex titular está vinculado a proceso por cuatro causas penales porque aceptó dinero en efectivo a través de transferencias bancarias y en una de esas causas, se demuestra que cómo alteraron las auditorías, que utilizaban como rendición de cuentas interna. Según la funcionaria, esa red de corrupción abarcó la clase política de los otros partidos, de los que hasta ahora está vinculado a proceso el exdiputado local por Movimiento Ciudadano, Fernando Reyes Ramírez. "Una red o despliegue de red de protección con medios de comunicación, con dinero no sólo que escandaliza con montos muy elevados, sino con efectivo que daban a toda una red de personas que permitieron que en seis años no hubiera consecuencias para el exgobernador", agregó Stefany Olmos. De acuerdo con la funcionaria, desde la etapa de transición de gobierno, recibieron muchas denuncias y pudieron observar cómo operaba la red de corrupción duartista. Con ello, buscaron padrones de conducta para el desvío y una vez que la ubicaron, pudieron entenderla para investigarla. No se trata, precisó, de casos de excepción, sino de “una corrupción masiva, porque participan personas que firmaban recibos por el dinero recibido, sin logos del gobierno”. Además, siguió, hubo beneficios para otros partidos, pero principalmente para el del gobernador, el PRI, con entregas de dinero en efectivo por parte del Ejecutivo con cantidades de más de un millón a tres millones mensuales. Según su estudio, ese dinero fue desviado a través de prácticas que se han normalizado como la retención del dinero a trabajadores públicos, dinero que lo descontaban desde la Secretaría de Hacienda vía nómina. "Son prácticas que están enraizadas, no cambian automáticamente con un nuevo gobierno (...) hasta ahora, los exsecretarios de Hacienda, de Educación están vinculados a proceso. El de Educación fue titular del Instituto de la Vivienda, de Transporte, de Obras, un mismo funcionario (...) Están vinculados también directores de Administración, de Finanzas, el exlíder del SNTE en Chihuahua, el exdiputado Fernando Reyes, el auditor, empresarios que se beneficiaron con este tipo de actos", dijo la funcionaria. El desvío que se le atribuye a Duarte en las 14 órdenes de aprehensión es de mil 300 millones de pesos. La red y sus participantes En su exposición, Stefany Olmos explicó que la operación de la red duartista actuó con cuatro flancos y al centro César Duarte con su esposa, Olga Bertha Gómez Fong. Dichos flancos son: funcionarios, red de protección, empresarios y operadores directos. En ellos, explicó, por lo menos participaron 30 personas y ocho empresas, cuya operación alcanzó a entidades como Guerrero, Estado de México, Oaxaca, Campeche, Sonora y Tlaxcala, a través de las que triangularon dinero público. Entre los operadores directos se encuentran, según la secretaria de la Función Pública: los detenidos Antonio Tarín García, exdirector de Adquisiciones y Servicios de Hacienda; y Gerardo Villegas Madriles, exdirector de Administración de Hacienda. Ambos son sobrinos de Duarte. Con ellos operó Carlos Hermosillo Arteaga, quien era diputado federal y murió en un accidente el 20 de marzo de 2017 en la carretera Parral-Chihuahua. Él ocupó varios cargos estratégicos en el gobierno duartista, entre estos el de presidente de la Junta Central de Agua y Saneamiento. En la red de funcionarios participaron, según la funcionaria, el exsecretario de Educación, Cultura y Deporte y exdirector de la Comisión Estatal de Vivienda, Ricardo Yáñez Herrera, quien está detenido; el extitular de la SEDyD, exdirector de Pensiones y exsecretario particular del exmandatario, Marcelo González Tachiquín, -aún está libre-; el exdirector del Seguro Popular y exsecretario de Salud, Pedro Genaro Hernández Flores, -quien está bajo proceso administrativo-; y el extitular de Obras Públicas y exalcalde de Chihuahua, Javier Garfio Pacheco, quien ya está sentenciado. La lista sigue: Eduardo Esperón González, exsecretario de Obras Públicas; Everardo Medina, exsubsecretario de Obras Públicas y primo de Duarte; Sergio Medina Jurado, exdirector de Adquisiciones, también detenido; y Karla Jurado Bafidis, exdirectora de Administración de la Secretaría de Educación, quien cuenta con sentencia judicial. Las empresas hasta ahora señaladas, según la funcionaria del gobierno de Chihuahua, son: Kepler, cuyo representante Germain Ledezma está preso; Fritag, con Jaime Fong, quien fue detenido; Bildung, SINAS, SISAX, Employers & Admin, Asesoría y Servicios Informáticos y Futura S. A. En la red de protección está señalad la expresidenta del PRI estatal, Karina Velázquez, quien también fue funcionaria en el gobierno de Duarte y actualmente preside el Congreso del Estado; así como Pedro Mauli Romero, extesorero del PRI chihuahuense, quien el año pasado fue vinculado a proceso. Del PRI nacional, mencionó a Alejandro Gutiérrez, -actualmente preso-, y a Cristopher James Barousse, exlíder nacional juvenil priista. Otros actores señalados son el exdiputado Fernando Reyes; Jesús Manuel Esparza Flores, exauditor y paisano de Duarte -detenido-; así como Edgar Omar Ramírez Martínez, aprehendido hoy. Incluso, mencionó a "otros partidos" y medios de comunicación.