AMLO presume disminución de homicidios, robos y huachicoleo en el país

viernes, 5 de abril de 2019
GUADALAJARA, Jal. (apro.) Luego de sostener una reunión con el gabinete federal de seguridad, el presidente Andrés Manuel López Obrador, presumió que los delitos de homicidio, robo de vehículos y huachicoleo registran una baja en el país. Explicó que ello se debe a varios factores, entre ellos a la estrategia de seguridad conjunta y a "pintar bien la raya, la frontera entre delincuencia y autoridad; es decir, que no haya complicidades.
"Ya se ha avanzado, se ha mantenido control, (hay) una disminución si se quiere leve, pero (hay una) disminución de delitos a nivel nacional".
Aceptó que en algunos estados existen problemas de inseguridad, pero dijo que confía en que "vamos a conseguir serenar al país, y lo mismo será para Jalisco". Comentó que otros elementos que propiciaron la baja en la incidencia delictiva es la atención a las causas que originan la inseguridad y la violencia, como la reactivación de la economía, creación de empleos, el rescate del campo y la atención a los jóvenes, así como la justicia. Por su parte, el secretario de la Defensa Nacional (Sedena) Luis Crescencio Sandoval, mencionó que, tras la instalación desde el pasado 1 de marzo, de la mesa de seguridad, los homicidios disminuyeron de la siguiente forma: en Guadalajara, 28%; en Tlajomulco, 33.3%, Tonalá, 33.3%; Zapopan, 48.6%; Lagos de Moreno, 45.8%. Además, informó que con la estrategia conjunta se identificó que entre las problemáticas en materia de seguridad que debe enfrentar Jalisco se encuentran la presencia de organizaciones delictiva, el trasiego de enervantes, producción y venta de drogas sintéticas, agresiones a las autoridades y el huachicoleo en especial en el ducto Salamanca-Guadalajara. En este momento para combatir la inseguridad en la entidad participan 7 mil 564 elementos militares, distribuidos en ocho coordinaciones regionales. Contra el huachicoleo, "vamos ganando" En el caso específico del combate al huachicoleo, López Obrador reconoció que, pese al cierre de ductos y la distribución de combustible en pipas, aún persiste el huachicoleo, aunque aseguró: “estamos ganando”. Justificó que la venta de combustible robado no se ha terminado debido a que el problema está arraigado desde hace aproximadamente tres sexenios, y que se toleraba al grado de que “se descontaba de los ingresos de Hacienda”.
Incluso mencionó que en el piso 3 de la torre de Pemex “había todo un sistema de monitoreo, en donde se sabía cómo perdían presión los ductos, sonaban las alarmas, y no se hacía nada”.
Refrió que a partir de que se tomó el control, con el apoyo del Ejército y de la Marina, del centro de monitoreo de las refinerías, bajó el robo de pipas de 800 a 40 al día, y el número de barriles de 80 mil a 5 mil.
Mientras que las personas que acudían a robar el combustible alrededor de los ductos dejaron de hacerlo a raíz de la explosión el pasado 19 de enero, en Tlahuelilpan, Hidalgo, donde fallecieron 135 pobladores.
“Estaba tan arraigado que tenía una base social de apoyo; le permitían a la gente recoger, obtener, 20, 40 litros de gasolinas, mientras llenaban pipas los que hacían el negocio mayor”, agregó.
Dijo que ahora sí existe la conciencia del peligro al que se exponen.    

Comentarios