El Episcopado condena de nuevo acción antiinmigrante de la Guardia Nacional

miércoles, 28 de agosto de 2019
CIUDAD DE MÉXICO (apro).— La Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) hoy volvió a rechazar la actuación de la Guardia Nacional,  puesto que –asegura-- se ha convertido en un “muro humano” que está deteniendo a “nuestros hermanos” migrantes que intentan cruzar el territorio nacional para llegar a Estados Unidos. En un comunicado de prensa, los alrededor de 150 obispos del país aglutinados en la CEM, señalan: “Queremos ser portavoz de nuestros hermanos que pretenden ingresar al territorio nacional con la finalidad de cruzar hacia los Estados Unidos y son detenidos en la frontera sur de México mediante el muro humano de la Guardia Nacional”. Recalca que la Iglesia católica seguirá defendiendo “a   aquellos que imploran se les facilite un salvoconducto para poder continuar su camino y son ignorados, aquellos hermanos que se encuentran en tránsito y que se ven hostigados o extorsionados por agentes de diferentes dependencias o por el crimen organizado”. Agrega: “La migración no tiene por qué verse o convertirse en un problema social, sino en una oportunidad de desarrollo y convivencia que genera una nueva cultura de inclusión y participación, de progreso y crecimiento social”. A esta conclusión llegaron –señala el comunicado-- los directores de albergues y centros de atención para migrantes que maneja el Episcopado, los cuales estuvieron reunidos en la sede de la CEM, ubicada en Lago de Guadalupe, Estado de México. También señala que las 130 casas para migrantes que la Iglesia tiene en todo el país, ahora se han distribuido en tres grandes sectores, Norte, Centro y Sur, con “la finalidad de brindar un mejor acompañamiento y atención a los hermanos migrantes”. Indica que la Dimensión Episcopal de Pastoral de Movilidad Humana (DEPMH), la cual maneja estos albergues de la CEM, no puede dejar “a la deriva” a los migrantes, a quienes seguirá atendiendo “de acuerdo a los principios evangélicos” de “dar de comer al hambriento, dar de beber al sediento, vestir al desnudo y acoger al forastero”. Indica que, dado el gran flujo de migrantes, “los albergues se han visto rebasados en cuanto a su capacidad, no en cuanto a su caridad”. Y agradece a la feligresía católica, a organizaciones de la sociedad civil, a Cáritas Internacional y a Médicos sin Fronteras, por el gran apoyo que están brindando a estos albergues. Por último, los obispos hacen un exhorto al gobierno federal y a los gobiernos locales, a “generar políticas migratorias incluyentes”, en las cuales puede “iluminar” la vasta experiencia de la Iglesia. No es esta la primera vez que la CEM se manifiesta contra la política migratoria del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, que está utilizando a la Guardia Nacional para contener el flujo migratorio; ahora lo vuelve a hacer a través del comunicado de hoy, firmado por José Guadalupe Torres Campos, obispo de Ciudad Juárez y titular de la DEPMH.

Comentarios