Derechos Humanos

La ONU-DH condena el asesinato del periodista Jaime Castaño en Zacatecas

La Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos condenó el asesinato del periodista Jaime Castaño registrado en el municipio de Jerez, Zacatecas.
miércoles, 16 de diciembre de 2020

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH) condenó el asesinato del periodista Jaime Daniel Castaño Zacarías registrado en el municipio de Jerez, Zacatecas, el 9 de diciembre último.

Además, instó a las autoridades a investigar el crimen en línea con los más altos estándares de debida diligencia para que no quede impune.

El organismo de las Naciones Unidas refirió que Castaño trabajaba en el municipio de Jerez y colaboraba con un medio de comunicación local.

De acuerdo con la información recibida por la ONU-DH, el comunicado con 20 años de experiencia profesional fue seguido por hombres armados, tras alejarse del lugar donde fueron hallados los cuerpos de dos hombres asesinados en el contexto de violencia que en los últimos días ha afectado la zona.

Los hombres, dijo, interceptaron al señor Castaño y le dispararon causándole la muerte en el lugar.

“El asesinato del señor Castaño Zacarías es una tragedia para su familia, a quien expresamos nuestra solidaridad, pero también es un ataque a la sociedad mexicana en su conjunto. Para muchos periodistas, realizar la cobertura informativa de hechos graves y relevantes, como lo es un asesinato, o incluso encontrarse cerca del lugar de los hechos, supone un riesgo para su vida. La extrema vulnerabilidad en que se hallan los periodistas que trabajan en zonas con elevados niveles de violencia, no sólo pone en riesgo su integridad y su vida, sino que reduce cada día la información a la que tiene derecho la sociedad”, dijo Guillermo Fernández - Maldonado, representante de la ONU-DH en México.

Asimismo, añadió que “la impunidad en la que se encuentran muchos crímenes contra periodistas envía el equivocado mensaje de que en México no hay consecuencias para quienes agreden a quienes informan a la ciudadanía”.

La efectividad en las investigaciones de estos crímenes, subrayó, resulta imprescindible para detener esta tendencia.

Fernández-Maldonado remachó: “Es fundamental que los esfuerzos para atender la violencia contra periodistas sean más integrales y fortalezcan las medidas para prevenir la violencia, investigarla y atender a las víctimas, incluidos sus familiares”.

Con base en fuentes oficiales, la ONU-DH recordó que en lo que va del año 20 periodistas han sido asesinados en México.

A la fecha, el organismo ha documentado que al menos en seis casos no es posible descartar como móvil del asesinato la actividad periodística.

Se trata de María Elena Ferral Martínez, asesinada el 30 de marzo en Papantla, Veracruz; Jorge Miguel Armenta Ávalos, el 16 de mayo en Cajeme, Sonora; Pablo Morrugares Parraguirre el 2 de agosto, en Iguala, Guerrero; Julio Valdivia Rodríguez, el 9 de septiembre en Tezonapa, Veracruz; Israel Vázquez Rangel el 9 de noviembre en Salamanca, Guanajuato.

Además, un policía que realizaba servicio de escolta para proteger al periodista Pablo Morrugares Parraguirre fue asesinado durante el ataque en su contra.

En 2019 la ONU-DH documentó 12 asesinatos de periodistas.

Comentarios