Coronavirus

López-Gatell vuelve a hablar de aplanar la curva

"¿Qué pasa si la sociedad no ayuda?", preguntó el subsecretario, quien respondió: los contagios seguirían incrementándose y se tendrían que tomar medidas adicionales quizá más severas.
viernes, 18 de diciembre de 2020

CIUDAD DE MÉXICO (apro). – El subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, aceptó que si se respeta el confinamiento de actividades no esenciales determinado del 19 de diciembre de 2020 al 10 de enero de 2021, la curva de contagios podría irse aplanando desde la semana del 3 de enero.

“Por medio de cálculos matemáticos pudimos identificar que si se hiciera este cierre del 19 de diciembre, es decir, mañana, la curva epidémica podría tener un cambio sustancial aproximadamente la semana del 3 de enero, suponiendo, y repito la frase que he dicho siempre, sí y solo sí se cumplen las medidas, y para dar un máximo de disposición es el 10 de enero”, indicó en la conferencia de prensa vespertina.

“¿Qué pasa si la sociedad no ayuda?”, preguntó y respondió que los contagios seguirían incrementándose y se tendrían que tomar medidas adicionales quizá más severas, afirmó.

En ese sentido, explicó que el regreso al semáforo rojo en la capital y el Estado de México sucedió porque se han superado el número de hospitalizaciones a las que se tuvieron en mayo, donde se registró el punto máximo de la epidemia de covid-19.

“Cuando llegamos al punto máximo de mayo llegamos a tener 8 mil 200 camas necesarias, disponibles. Llegamos a una ocupación máxima cercana al 80%, nunca se rebasó el 80%, pero estaban disponibles esas camas. En este momento estimamos que por la trayectoria y por el crecimiento de la epidemia podríamos llegar a necesitar 9 mil 600 o un poco más”, admitió  .

En ese sentido, explicó que ha habido factores limitantes que ya no son los ventiladores, que se adquirieron o fabricaron, sino el personal médico, en número y, desde luego, por cansancio, agotados, y para lograr tener ese personal acudieron a la solidaridad de 11 entidades federativas que están enviando personal de apoyo.

 “Hasta el momento han venido de Chiapas, de San Luis Potosí y de otras entidades federativas y seguirán viniendo en tanto sea posible y que no haya aumentos de la epidemia en sus lugares de origen. Hoy establecieron las autoridades locales disposiciones específicas para disminuir los contagios con el modelo de trabajo que sigue la estrategia nacional de mitigación”, agregó.

Al hablar sobre los semáforos rojos alcanzados de nueva cuenta por la capital del país y el Estado de México, comentó que este fenómeno se llama “momento poblacional de retransmisión” y es, en términos llanos, la inercia que tiene una epidemia y es la tendencia a continuar en la misma trayectoria, es decir, en ascenso, en este caso, una vez que ha empezado.

“Lo que quiere decir es que la velocidad de ocurrencia aumenta cada vez más y esto se vuelve más complicado en poblaciones de mayor tamaño, en poblaciones de mayor densidad, es decir, mayor cantidad de personas por kilómetro cuadrado y también en poblaciones que tienen gran movilidad”, explicó.

Han pasado, indicó, tres y media casi cuatro semanas trabajando en conjunto con el gobierno de la Ciudad de México y con el gobierno del Estado de México y los objetivos son los mismos: disminuir los contagios, es el famoso aplanamiento de la curva. Lo que interesa es que la cantidad de contagios y, por lo tanto, personas enfermas, y hospitalizadas y defunciones sean menos cada día, con respecto a lo que podría ser si no hay una intervención.

“¿Cuáles son las intervenciones? Sana distancia individual, sana distancia colectiva, uso de mecanismos de barrera, lavarse las manos, ampliar la detección basada en casos sintomáticos. La meta es que haya menos casos por día y menos hospitalizados respecto a las camas disponibles”.

Del otro lado, agregó, está el ampliar esa cantidad de camas, con el personal de salud, ventiladoras, bombas de infusión, medicamentos, insumos, la inhaloterapia, la corriente eléctrica, el circuito de oxígeno y de aire y de otros gases medicinales, etcétera.

“Por eso, desde hace prácticamente un mes hemos estado haciendo reconversiones hospitalarias”, reiteró.

Las vacunas

Ante las diferencias con gobernadores que dicen que comprarán por su cuenta la vacuna contra SARS-CoV-2 para prevenir Covid-19, reiteró que esta es gratuita y ajena a cualquier grupo social, grupo económico, partido político, gobierno local.

“No se puede tener vacunación covid-19 en México que no sea en el Programa Nacional de Vacunación contra Covid-19 y, por lo tanto, es completamente gratuita. Nadie en el sector privado legítimamente puede vender la vacuna contra covid-19 ni podrá hacerlo, de modo que si alguien le quiere cobrar, le están cometiendo un fraude”, señaló en la conferencia de prensa vespertina.

Esta vacunación, añadió, está programada desde ahorita y durante todo el 2021 y parte del 2022 y se debe tener claro que es una campaña del gobierno de México, resaltó.

“Ya dijimos, vacunación universal. ¿Qué estados? 32, hay 32 entidades federativas del país que serán prioritarias, van a estar en el mismo nivel de prioridad.

“¿Cómo se organiza la priorización? Tenemos tres ejes: el primario que es por edad, una condición biológica que determina el riesgo de complicaciones y mortalidad por covid-19”, señaló.

En México, dijo, al igual que lo ha recomendado la Organización Mundial de la Salud (OMS), es el eje fundamental de prioridad, seguido por la existencia de enfermedades crónicas, como diabetes, hipertensión, tabaquismo, obesidad, sobrepeso, inmunosupresión, etcétera y por la dinámica de la propia epidemia que no siempre llevará que los sitios de mayor transmisión serán los primeros en tener la vacuna, porque puede suceder que en los sitios donde haya control sea más prudente vacunar.

“Puede ser estratégico hacer una intervención selectiva de anticipación de la vacunación en ciertos grupos poblacionales determinados por su ocupación, de la que deriva su grado de exposición al virus SARS-CoV-2 y eso se va a ir manejando de manera dinámica y con absoluta transparencia”, prometió.

Otra duda que ha surgido, indicó, es si en el sector privado se venderá la vacuna y la respuesta “clara, precisa y contundente” es no.

“La vacuna no estará a la venta en México y será suministrada por el gobierno”, sentenció y aclaró que sí existe una contratación de las vacunas y reiteró que se trata del mecanismo Covax avalado por la OMS, donde se han contratado hasta 51 millones de dosis, por el momento y eso se podría ampliar en la medida que otros países tengan distribución de vacunas dado que es un esquema solidario.

“Por ahora, esos 51 millones son suficientes para cubrir al 20% de la población mexicana. Además, tenemos contratos ya establecidos con AstraZeneca por 71.2 millones de dosis, con Pfizer/BioNTech hasta por 34.4 millones de dosis y con CanSino hasta por 35 millones de dosis. Está en proceso de contratación con Janssen hasta por 22 millones de dosis”, indicó.

Comentarios