Estados Unidos

Amnistía Internacional acusa a México y EU de acordar interceptar y devolver a más niños migrantes

Amnistía Internacional denunció, tras la visita de Kamala Harris, México y Estados Unidos acordaron "ampliar la intercepción y la devolución de miles de niños y niñas no acompañados a un peligro potencial en sus países".
viernes, 11 de junio de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Tras la visita a México de la vicepresidenta estadunidense Kamala Harris, Amnistía Internacional denunció que el compromiso de “aumentar la coordinación para el control de la inmigración” significa en los hechos “ampliar la intercepción y la devolución de miles de niños y niñas no acompañados a un peligro potencial en sus países de origen”.

De acuerdo con el informe “Empujados al peligro. Devoluciones forzadas de niños y niñas migrantes no acompañados efectuadas por Estados Unidos y México”, desde que Joe Biden asumió la presidencia, unos 50 mil menores migrantes no acompañados han llegado a Estados Unidos “en busca de seguridad”.

La organización internacional refirió que muchos de los niños y niñas han sido separados de sus familias “que han quedado atrapadas en el norte de México, tras negárseles la posibilidad de solicitar asilo en la frontera de Estados Unidos con México”.

En su informe, Amnistía Internacional señaló que, de acuerdo con las autoridades estadunidenses, “aproximadamente el 80% de los niños y niñas no acompañados están tratando de reunirse con familiares en Estados Unidos y el 20% proceden de México”.

La organización reprobó que el gobierno de Biden siga devolviendo “inmediatamente” a menores mexicanos no acompañados, “mediante el uso indebido de una ley contra la trata de personas que permite a Estados Unidos repatriar con celeridad a niños y niñas de México o Canadá”, práctica que se contradice con la promesa del presidente estadunidense de eliminar esa política, que prevaleció durante el gobierno de Donald Trump, de “rechazar a todas las personas migrantes y solicitantes de asilo en la frontera de Estados Unidos con México basándose en una engañosa orden de salud pública bajo el ‘Título 42’ del Código Penal estadunidense”.

De igual manera, resaltó que la devolución indiscriminada se ha mantenido a pesar de que la legislación estadunidense obliga a la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza “hacer una selección de los niños y niñas mexicanos no acompañados para asegurarse que no son víctimas de trata ni corren peligro en caso de ser devueltos”.

Amnistía Internacional ha sido informada por “profesionales del derecho, representantes de albergues infantiles y autoridades de atención a la infancia de México, que Estados Unidos sigue devolviendo rápidamente a casi todos los niños y niñas mexicanos no acompañados, aun cuando corran peligro en México y soliciten asilo en Estados Unidos”.

La organización reprobó que esa política de devolución ha sido replicada por el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, ante un incremento del flujo migratorio --a partir de 2019-- de menores no acompañados procedentes de Centroamérica que viajan a Estados Unidos pasando por México.

En el documento, la organización resaltó que los menores centroamericanos no acompañados viajan “para huir de la violencia y reunirse con sus familias en Estados Unidos”, pero la respuesta que han recibido de las autoridades mexicanas es el cierre de la frontera sur, y “han devuelto a la gran mayoría de los niños y niñas a los que capturan: en 2019 y 2020, respectivamente, deportaron al 90% y al 70% de los niños y niñas de Centroamérica puestos bajo custodia”.

Las devoluciones –subrayó-- siguen vigentes en lo que va de 2021, toda vez que las autoridades migratorias “han lanzado grandes operativos en el norte y el sur del país para interceptar y repatriar a niños no acompañados”.

Señaló que, debido a las modificaciones legislativas, los menores no acompañados en situación de movilidad son recluidos en albergues administrados por instituciones de atención a la infancia, pero después, invariablemente, en la mayoría de los casos las autoridades determinan la “devolución a los países de origen de los que han huido”.

De acuerdo con el informe, “las autoridades mexicanas encargadas de la protección infantil en la frontera de Estados Unidos con México dijeron a Amnistía Internacional que, en algunas localidades, México sigue deportando hasta 85% de los niños y niñas no acompañados procedentes de Centroamérica”, mientras que en lo que va de 2021, “según las estadísticas nacionales”, las autoridades migratorias mexicanas habrían deportado a la mitad de los niños y niñas procedentes de Centroamérica, siendo probable que al final del año la cifra de deportación sea mucho mayor.

Al considerar que mantener a los menores en espacios bajo responsabilidad de instituciones de protección a la infancia es un paso positivo en México, Amnistía Internacional sostuvo que “la situación de estos albergues cerrados es de hacinamiento en el norte de México, y el tiempo de tramitación ha aumentado de unos 15 días hasta cuatro meses”, lo que es inaceptable, pues la población infantil no debería ser detenida, y si lo es “debe ser durante el periodo más breve posible y en condiciones que satisfagan su interés superior”.

La directora de Amnistía Internacional para América Latina, Érika Guevara Rosas, consideró que las políticas migratorias de Biden y López Obrador, de devolución inmediata a lugares de origen donde corren riesgo, “son peligrosas e intolerables”, y Estados Unidos y México “deben dejar de negar a los niños y niñas no acompañados sus derechos humanos universales a solicitar asilo y a la reunificación familiar”.

Comentarios