Encuesta del PAN reprueba adopción en parejas gay

lunes, 25 de enero de 2010

MÉXICO, D. F., 25 de enero (apro).- La bancada del PAN en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) anunció este lunes que los resultados de la consulta ciudadana sobre la adopción de menores por parte de parejas homosexuales serán entregados al jefe de Gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard, a fin de que conozca la opinión de los capitalinos que siempre se negó a escuchar.
La coordinadora de la bancada panista, Mariana Gómez del Campo, confió en que el mandatario capitalino tome con seriedad la expresión hecha por la población, y demandó que los resultados de la encuesta “Quiero opinar sobre el futuro de nuestros niños” sean considerados para legislar en torno de los matrimonios entre parejas del mismo sexo y la posibilidad de la adopción.
Gómez del Campo aclaró que para el Partido Acción Nacional (PAN) no se trata de un tema moral o religioso, sino de una ley hecha al vapor que contiene contradicciones e inconsistencias jurídicas.
Al respecto, el presidente nacional del PAN, César Nava Vázquez, dijo que el objetivo de la encuesta era “tomar en cuenta la opinión de la gente” que no fue consultada antes de que se realizaran las reformas en la ALDF.
Y sostuvo que lo que está de por medio “no es un asunto de izquierdas o derechas, no es un asunto religioso, no es un asunto de moral, lo que está de por medio es la protección de los derechos de los niños, y es por eso que estamos consultando a la población”.
    De acuerdo con Gómez del Campo, físicamente se realizaron 123 mil 738 cuestionarios, de los cuales 56.09% contó con credencial de elector.
    De esa cantidad, dijo, 76% se mostró en desacuerdo con la adopción, 54% está en contra de los matrimonios homosexuales y 91% considera que los niños serían víctimas de discriminación por parte de sus compañeros de escuela, si son adoptados por parejas gay.
    La consulta panista inició el pasado domingo 17, y en su primer recuento el grueso de la población encuestada aceptó las bodas entre personas del mismo sexo, pero no así la adopción de menores por parte de parejas homosexuales.