Propone PRI aplicar castración a violadores en el DF

martes, 23 de noviembre de 2010

MÉXICO, DF, 23 de noviembre (apro).- Ante el incremento de delitos sexuales en la capital de la República, el Partido Revolucionario Institucional (PRI) en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) propuso hoy por la castración química de los violadores.

En principio, formalizó su propuesta de reformar el Código Penal y la Ley de Salud del Distrito Federal para que se implementen tratamientos de inhibición sexual a delincuentes sexuales.

El coordinador de los diputados locales del PRI, Israel Betanzos, explicó que con base en un informe de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), más de 120 mil mujeres son violadas en México cada año, y en la capital, de acuerdo con cifras de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF), al día se cometen 14 delitos sexuales.

"El año pasado se iniciaron mil 357 averiguaciones previas por delitos sexuales e ingresaron a los diferentes penales unas mil 42 personas; ante esta situación, la inhibición sexual o castración química es una opción de pena que no puede ser percibida como una medida radical, sino prudente y justa para criminales de estas características que, en la mayoría de las ocasiones, no son capaces de rehabilitarse", dijo Betanzos.

Además, consideró que quien cometa el delito de violación deberá ser sometido al tratamiento de inhibición sexual durante el tiempo en que dure su pena.

Asimismo, deberá atenderse en el Centro de Atención para Delincuentes Sexuales y, en caso de reincidencia, el tratamiento sería obligatorio.

La misma sanción se aplicará a quien cometa abuso sexual en contra de menores de edad o en perjuicio de alguna persona de algún grupo vulnerable.

Por lo que se refiere a las reformas de la Ley de Salud, la iniciativa priista plantea que la dependencia en la materia deberá planear, organizar, operar y controlar el funcionamiento del Centro de Atención para Delincuentes Sexuales.

Este mismo deberá estar facultado para dar un tratamiento psicológico a las personas que asistan para inhibir ese tipo de conductas.

Además se precisa que dicho centro deberá contar con un grupo de médicos expertos en los tratamientos de inhibición sexual, los cuales decidirán el tratamiento, el método y los fármacos a utilizar; el sancionado financiará con sus propios recursos los fármacos que se prescriban.

De acuerdo con la iniciativa, el fármaco que se recomienda es el Depo Provera, el cual actúa directamente para bloquear la producción de testosterona del organismo durante seis meses, e influye en la glándula hipófisis, en el cerebro.

Asimismo, se pide que sea la misma Secretaría de Salud la que conforme el “Registro local de delincuentes sexuales”, con fotografía, nombre, dirección, ocupación, delito cometido y pena o sentencia, así como perfil psicológico debidamente suscrito por un especialista en psicología, huellas biológicas (ADN) y dactilares del sentenciado.

El registro deberá ser elaborado en coordinación con la Secretaría de Seguridad Pública (SSP-DF) y la propia PGJDF.

Comentarios