Encabezará Teresa Incháustegui Romero el Inmujeres-DF

miércoles, 15 de octubre de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- El jefe de Gobierno capitalino, Miguel Ángel Mancera, designó a Teresa Incháustegui Romero al frente del Instituto de las Mujeres del Distrito Federal (Inmujeres-DF). El relevo se da un mes después de la renuncia por “motivos personales” de Beatriz Santamaría Monjaraz. Incháustegui Romero, quien estaba en la terna propuesta por organizaciones feministas, tiene amplia experiencia en el ramo y ha desempeñado diversos cargos en la administración pública. Es licenciada en Sociología por la UNAM y doctora en Ciencias Políticas con especialización en Política Social por la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso-México). Fue diputada federal en la LXI Legislatura (2009-2012) y fundadora del Centro de Estudios para el Adelanto de las Mujeres y la Equidad  de Género de la Cámara de Diputados. También fue directora de Evaluación y Desarrollo Estadístico del Instituto Nacional de las Mujeres. Como legisladora federal presidió la Comisión para el Seguimiento de los Feminicidios, fungió como secretaria en la Comisión de Seguridad Pública y fue integrante de la Comisión de Equidad y Género e integrante  de  la Comisión de Gobernación. En 2012 recibió la nota Amicus Curiae por parte de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CoIDH), por el seguimiento que dio al cumplimiento de la sentencia de Campo Algodonero, dictada por  la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). El relevo en Inmujeres-DF se enmarca en medio de múltiples críticas de activistas por supuestas fallas en la política de género impulsada por el gobierno local. Por ejemplo, en marzo de 2013 –previo a la presentación del Segundo Programa General de Igualdad de Oportunidades y No Discriminación para las Mujeres de la Ciudad de México–, grupos como Católicas por el Derecho a Decidir y Consorcio para el Diálogo Parlamentario y la Equidad denunciaron una aparente falta de interés de Mancera para escuchar la agenda y propuestas feministas, pues durante los primeros 100 días de su gestión les negó una audiencia. Por esta razón declinaron la invitación al evento del GDF por el Día Internacional de la Mujer, celebrado el 8 de marzo de 2013. En ese acto, Mancera fue interrumpido por una trabajadora de la administración capitalina que exigió el respeto a sus derechos laborales. A finales de 2013 y principios de 2014, las activistas criticaron la falta de apoyo del Inmujeres-DF a Yakiri Rubio Aupart, víctima de violación sexual que terminó encarcelada por defenderse de su agresor. La dependencia nunca expresó su postura ante las violaciones a los derechos humanos y al debido proceso que padeció la joven. El instituto también fue duramente criticado en mayo pasado cuando el GDF puso en marcha una campaña para promover la lactancia materna, que fue calificada por grupos civiles como “discriminatoria y violenta”, al culpabilizar a las capitalinas por no amamantar a sus hijos y utilizar como imagen publicitaria a mujeres semidesnudas. La dependencia se vio obligada a diseñar una segunda campaña de lactancia materna ante los reclamos de feministas, quienes exigieron el retiro de la fallida propuesta.  

Comentarios