Piden tipificar como feminicidio asesinato de empleada de Liverpool

jueves, 18 de diciembre de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- Dinorah Pizano Osorio, presidenta de la Comisión de Derechos Humanos de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) pidió que se tipifique como feminicidio, el asesinato de Angélica Trinidad Romero Severiano, empleada de limpieza de Liverpool Plaza Perisur, asesinada el 15 de noviembre en un baño de la tienda. La diputada solicitó se investigue el presunto asesinato con base en el Capítulo VI, Artículo 148 Bis, del Código Penal local que determina un feminicidio, delito que se sanciona con una pena de 20 a 50 años de prisión y que incrementa de 30 a 60 cuando quien cometió el feminicidio “haya tenido una relación sentimental, afectiva o de confianza; de parentesco, laboral, docente o cualquiera que implique subordinación o superioridad”. El caso, señaló la diputada, está plagado de actos que constituyen ilícitos: alterar la escena de un crimen, sacar un cadáver sin la presencia del Ministerio Público, no levantar un acta y comunicarse con la familia de la víctima dos horas después de haber encontrado el cuerpo. A ello se suma, dijo, el trasladado del cuerpo a una funeraria a la que Liverpool ordenó embalsamar y cremar el cuerpo de Angélica sin autorización de los familiares, quienes lograron recuperar el cadáver encontraron evidencias de golpes que finalmente comprobaron que la joven, quien era madre de una niña de dos años, fue estrangulada. Todo ello, dijo, indica “un claro propósito (de Liverpool) para esconder la realidad de lo ocurrido”. A través de un comunicado, la diputada dio a conocer que el médico particular contratado por la tienda departamental para extender el certificado de defunción de Angélica –supuestamente por atragantamiento y un paro cardiaco—se llama Mariano Espinosa Morales. La legisladora consideró necesario que se sigan diversas líneas de investigación, entre ellas el posible dictamen médico que señalaba un paro cardiaco como la causa de muerte de Angélica, la complicidad por el homicidio y lo que resulte. La noche del sábado 15 de noviembre, durante el segundo día de ofertas y descuentos del programa de El Buen Fin, Angélica, de 24 años, terminaba su turno a las 22:00 horas como afanadora en Liverpool Plaza Perisur, luego se dirigiría a su casa a reunirse con su hija dos años pero ya no regresó. Su cuerpo fue hallado la mañana del domingo 16 en uno de los baños para empleados al interior de la tienda, cuyos directivos realizaron todo un montaje para hacer creer a la familia que la joven había muerto por un infarto. Cuando los familiares acudieron a la funeraria a la que la tienda les dijo que habían llevado el cadáver de Angélica, se percataron de que tenía golpes en el cuerpo y exigieron la intervención del Ministerio Público. El miércoles pasado, en un comunicado la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) dio a conocer el resultado de la necropsia practicada el cual reveló que la joven murió por congestión visceral generalizada debido a una asfixia por estrangulamiento.

Comentarios