En la Línea 12 se dirimen grandes intereses económicos: Joel Ortega

viernes, 21 de marzo de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- El director del STC Metro, Joel Ortega, se lavó las manos del “desastre” encontrado en la Línea 12, aunque aceptó que “estamos ante un caso en el que se están dirimiendo grandes intereses económicos con las empresas”. En una comparecencia que se alargó por más de cuatro horas ante la Comisión de Investigación de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF), el funcionario añadió que “hay que ser claros, la cantidad que se les pagó (a ICA-Alstom-Carso) es una cantidad suficiente para el trabajo realizado, estaba cotizado para 17 mil millones de pesos y rebasó los 22 mil millones”. Ortega Cuevas dijo que la obra presentó más de tres mil faltantes al momento de su inauguración –lámparas, escaleras eléctricas, goteras, entre otras— y desmintió la versión del consorcio constructor en el sentido de que no tuvieron acceso al sistema de vías para efectuar las labores de mantenimiento. “El consorcio busca evadir su responsabilidad”, acusó. También habló de “fallas sistémicas” en la Línea Dorada que han provocado que las vías presenten un desgaste equivalente a diez años de operación. Acusó que la construcción inició sin proyecto ejecutivo y que en el camino sufrió cinco modificaciones. A diferencia de la obra civil y otros sistemas de la Línea 12, el funcionario comentó que los trenes que se arrendaron a la empresa española CAF no fueron certificados y que, aun así, comenzaron a operar. Sin salirse de su escript, el funcionario comentó que la obra no tiene vicios ocultos, sino visibles. Destacó el historial de trabajos del consorcio, pero dijo: “Esta vez "tienen que admitir que hay omisiones severas que impiden la operación". “Esperamos gentileza de ellos (el consorcio constructor), hago votos de que así ocurra. Ellos dicen que si nos demuestran que hicimos una línea diferente, nosotros lo pagamos, pero eso sólo lo va a determinar un juez”, derivado de la investigación que desarrollan la Contraloría General y la Consejería Jurídica del gobierno capitalino. La comparecencia transcurrió entre arrebatos de los legisladores del PAN y del PRI. Los primeros acusaron que la línea 12 era un “elefante no blanco, sino amarrillo” del gobierno perredista y que éste actuaba al “puro estilo del grupo Atlacomulco”. El diputado priista y líder del Sindicato de los Trabajadores del Metro, Fernando Espino, le recriminó haber despedido a decenas de especialistas del Sistema y de no incluir a los mismos empleados en el mantenimiento de la línea, pues aseguró que lo saben hacer. Ariadna Montiel salió en defensa del gobierno de la ciudad y sacó a relucir el fraude de la empresa Oceanografía derivado del gobierno del expresidente Felipe Calderón. El perredista Daniel Ordóñez rompió con el ritmo de la comparecencia al soltar que el tema de la Línea 12 es “deprimente y kafkiano”, además de “una porquería y una chatarra”; incluso sugirió que los certificados se consiguieron en el mercado negro. Sin caer en provocaciones, Ortega dijo que la política se la dejaba a los diputados y siguió con sus respuestas técnicas sobre el tema. Aseguró que las fallas de la Línea 12 no sólo están del lado de Tláhuac, sino que también se han encontrado problemas las vías, como desgaste ondulatorio y lastimadura de agujas en la terminal de Mixcoac. Informó que el gobierno del DF ha tenido que contratar 300 camiones de la Red de Transporte de Pasajeros (RTP) para dar el servicio alterno a las líneas que no funcionan. Al terminar la comparecencia del director del STC Metro, el presidente de la Comisión Investigadora de la Línea 12, Jorge Gaviño, informó que el próximo miércoles 26 irán a un recorrido por las estaciones fuera de servicio para constatar los daños. Por la mañana, el rector de la UNAM, José Narro, dijo que las autoridades del gobierno capitalino deben aclarar la problemática. Después de eso, los especialistas universitarios colaborarán en la revisión de la línea si lo necesitan, dijo. “Ahorita no tenemos nada que señalar, qué decir, nuestros investigadores y profesionales siempre han estado en disposición de apoyar a las diferentes instancias. No nos toca a nosotros hacer la aclaración, que se deslinde y que se puedan determinar si existen responsabilidades”, aseguró en entrevista al término de la sesión del Consejo Universitario.

Comentarios