Incumple Mancera con recomendación sobre el 1Dmx, acusa la CDHDF

jueves, 10 de abril de 2014
MEXICO, D.F. (apro).- La presidenta de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), Perla Gómez, sostuvo que el gobierno de Miguel Ángel Mancera ha incumplido en su totalidad la recomendación derivada de la represión policiaca del 1 de diciembre de 2012. Luego de presentar el Informe especial 1Dmx. Sobre el impacto psicocial en las víctimas de los acontecimientos del 1 de diciembre de 2012, Gómez Gallardo aseguró que a más de 16 meses de ocurridos los hechos y a un año de publicada la recomendación 07/2013, emitida por su antecesor Luis González Placencia, no se ha podido “dar por concluido ninguno de los puntos por autoridades porque hay protocolos en revisión”. La ombudsman capitalina aclaró que las exigencias de las víctimas se centran en “la parte procesal, la parte de la indemnización y la parte de anulación de sus registros en casos de absolución”. Y exhortó a Mancera a no apelar las sentencias absolutorias de aquellos que han sido procesados por participar en movilizaciones sociales, además de que su gobierno “no obstaculice” a los equipos de defensa de quienes tienen procesos vigentes. La titular de la CDHDF también pidió al gobierno capitalino que “anule todo registro en aquellos casos donde hubo absolución de las personas, de tal suerte que no quede ninguna estigmatización ni un registro en el sistema penitenciario o judicial donde se quiera utilizar como un precedente en contra de las víctimas del caso del 1 de diciembre”. Entre las preocupaciones que tienen las víctimas, agregó, destaca la indemnización por los daños causados por las detenciones arbitrarias, que la CDHDF situó en 104. Gómez Gallardo aseguró que el Informe especial 1Dmx servirá “para que la autoridad pueda generar las indemnizaciones” a los afectados. También comentó que se analizaron los efectos de la represión tomando en cuenta parámetros internacionales de derechos humanos. El documento, elaborado en la gestión de González Placencia y hasta ahora desempolvado, es el resultado de talleres y entrevistas con familias y personas ilegalmente detenidas por policías capitalinos el 1 de diciembre de 2012. Ahí se explica que del análisis clínico de los impactos psicosociales se tomó una muestra de 28 víctimas, 81% hombres y 19% mujeres, en apego al porcentaje real de 69 personas que sufrieron la reclusión. Los estudios realizado por expertos de la CDHDF demostraron que “41% de las emociones experimentadas por las mujeres detenidas el 1DMX y los días posteriores están asociadas a la depresión, pues la mayoría sintió, entre otros, tristeza, coraje, culpa, dolor y odio”, mientras que 21% “representa las emociones sentidas para afrontar la situación, el valor, la esperanza, la perseverancia, el amor entre ellas y el apoyo de sus familiares”. En cuanto a los efectos físicos, el informe señala que 68% de las entrevistadas manifestó síntoma del Trastorno de Estrés Postraumático (TEPT), “inapetencia, temblores, disminución de peso, insomnio, dolor de cabeza, sudoración de manos, lo que revela que ese evento sí afectó considerablemente su vida. El 11% se refiere a otros síntomas: calor, frío y cólicos”. De los pensamientos que las mujeres tuvieron en reclusión, los investigadores de la CDHDF refieren que 28% fue de tipo autoinculpatorio y negativo; 25% el sentido positivo, de que de la experiencia tendría un aprendizaje; 21% tuvo posturas dirigidas hacia la autoridad o posturas políticas, y 21% se preocupó por la situación de sus compañeros. En cuanto a los hombres detenidos el día de la toma de posesión del priista Enrique Peña Nieto, 43% experimentó emociones asociadas con el síndrome TEPT, “padeciendo impotencia, miedo, angustia, etcétera. En 29% de ellos las emociones se dirigían a la depresión, sintiendo decepción, enojo, etcétera. Sin embargo, 28% de ellos representa las emociones sentidas para afrontar la situación como la perseverancia, la fuerza, la esperanza, etcétera”, se indica en el documento. La respuesta física en hombres, de acuerdo con el estudio, demuestra que 45% de los detenidos exhibió síntomas del TEPT, entre ellos “disminución de peso, insomnio y cansancio, mostrando que tal acontecimiento tuvo grandes repercusiones en su cuerpo. Aparte, 10% representa otro tipo de síntoma, como el frío”. En cuanto a los pensamientos de los detenidos, el reporte resalta que en 29% fue de carácter autoinculpatorio; un porcentaje igual fue reivindicatorio o que la experiencia sería pasajera; 6% estuvo dirigido a las autoridades o posturas políticas, y 18% manifestaron preocupación por sus familiares. En cuanto a los familiares de los detenidos, 63% experimentaron síntomas de TEPT, como son “impotencia, angustia, miedo, desesperación”, en tanto que 33% “se dirigían a la depresión, sintiendo culpa, odio, tristeza y rabia”, y sólo 4% tuvo “emociones sentidas para afrontar la situación, sintiendo alegría por las convicciones políticas de su familiar”. Los efectos físicos en familiares corresponden en 70% a los relacionados con el TEPT, sobre todo “insomnio, dolor de cabeza, temblores, tensión corporal, etcétera, revelando el gran daño sufrido en sus vidas; 24% muestra que los familiares cayeron en depresión, llanto, agotamiento, ganas de gritar. Otro 6% refiere otros síntomas como son frío y no poder estar con mucha gente a la vez”. En cuanto a los sentimientos que los familiares experimentaron por la reclusión de sus familiares luego de las protestas del 1 de diciembre de 2012, el Informe especial 1DMx apunta que 30% tuvo pensamientos positivos; 23% hicieron consideraciones políticas de lo sucedido, y 21% tuvo pensamientos negativos o de auto-culpa, “demostrando que desde afuera de la reclusión se sufría igual o hasta más”.

Comentarios