Pasa economía de "peor a mal", confirman datos del Inegi

jueves, 21 de agosto de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- Aunque muy lejos todavía de los niveles alcanzados en los años posteriores a la crisis de 2008-2009, por fin la economía empieza a levantar cabeza. El INEGI informó hoy que en el segundo trimestre del año el Producto Interno Bruto creció un 1.6% respecto de igual periodo del año pasado, es decir, a tasa anual. Y en relación con el trimestre previo, el primero de este año, la economía creció 1.04%, con cifras desestacionalizadas, es decir, descontando los efectos del calendario. Mejor aún, si la serie original a tasa anual (segundo trimestre de 2014 contra el segundo trimestre de 2013) se corrige por los efectos del calendario –el más importante es la Semana Santa, que el año pasado cayó en el primer trimestre y en el que corre fue en el segundo--, se tiene que la economía nacional creció 2.74%, según el INEGI. Este último dato es, sin duda, el más significativo y muestra, de acuerdo con los analistas, un inicio, si bien incipiente, de la recuperación económica. “Pasamos de peor a mal”, escribió Jonathan Heath, el más reputado analista macroeconómico del país, en su cuenta de Twitter. O sea, ahí vamos. Y, en efecto, no es un dato menor un crecimiento de 2.74% a tasa anual. Es de hecho, el segundo mejor registro en lo que va del gobierno de Enrique Peña Nieto y de Luis Videgaray Caso al frente de la Secretaría de Hacienda. Sólo es superado por un crecimiento del PIB de 2.9% anual del primer trimestre de 2013. Pero es casi cuatro veces el crecimiento de 0.7%, también a tasa anual corregida por calendario, que se observó en el primer trimestre de este año. En retrospectiva, según la información del INEGI, las tasas registradas en este gobierno, han sido así: 2.9% (1T13, primer trimestre de 2013); 0.4% (2T13); 1.4% (3T13): 0.66% (4T13); 0.7% (1T14), y 2.74% (2T14). Además de las cifras difundidas por el INEGI sobre el desempeño de la economía en el segundo trimestre, el instituto también informó que en junio pasado la economía, medida a través del Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE) --que es una aproximación mensual del PIB y anticipa el comportamiento futuro de la economía-- creció 2.7% a tasa anual y en 0.23% respecto de mayo. Con base en ello, la Secretaría de Hacienda decidió mantener en 2.7% su previsión de crecimiento económico para todo este año, pronóstico que anunció en mayo pasado y que había reducido desde el 3.9% fijado como meta desde fines del año pasado y que se incluyó en los Criterios Generales de Política Económica del programa económico para 2014. En conferencia de prensa, el subsecretario de Hacienda, Fernando Aportela, festejó que los datos del INEGI son prueba de “una aceleración del crecimiento” experimentado en el segundo trimestre del año. Pero tuvo que reconocer, así fuera de manera implícita, que la economía mexicana sólo avanza si está bien la economía de Estados Unidos. El funcionario dijo que durante el segundo trimestre la economía estadunidense “presentó una aceleración”, pues creció en 4%, contra el 2.1% del trimestre previo. Y eso se tradujo en un importante incremento de las exportaciones mexicanas hacia aquel país y, por ende, una mayor producción manufacturera. En el orden interno, como factores del crecimiento registrado en el segundo trimestre, Aportela señaló el fuerte impulso que mostró el sector de los servicios, que crecieron 1.8% en el periodo, sobre todo los servicios relacionados con el sector externo como el comercio y el transporte. Aportela señaló también que tuvieron un mejor comportamiento otros componentes del producto interno bruto, como el consumo, la inversión fija bruta y el gasto público. Por su parte, el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, fue aún más optimista. En conferencia de prensa en Zacatecas –en el marco de una gira del presidente Peña Nieto--, dijo: “El dato que da a conocer hoy el INEGI sobre el crecimiento económico en el segundo trimestre… fue superior a las expectativas de la mayoría de los analistas” e “implica también que el crecimiento se está acelerando”. Enseguida agregó que “no es momento de echar campanas al vuelo, seguimos teniendo un reto muy importante para acelerar el crecimiento económico, pero estamos viendo una mejor dinámica”. Algún reportero zacatecano, que no se fue con la finta de las cifras y de la euforia del secretario, preguntó: --¿Cuándo verdaderamente va a empezar a crecer (la economía de) el país, que tiene 50 millones de mexicanos en pobreza extrema? Un Videgaray endurecido, respondió: “El país está creciendo, no cabe la menor duda. Una tasa de crecimiento del 2.7% no es la tasa que quisiéramos ver. Pero hay que reconocer dos datos: primero, en los últimos 33 años la tasa de crecimiento en promedio del país fue de apenas 2.4%; en los últimos 13 años, a partir de 2001 al 2013, la tasa de crecimiento en promedio fue apenas de 2.3%. “Entonces, 2.7% (de crecimiento económico en todo este año), por supuesto no es el crecimiento que aspiramos. Pero hay que reconocer que el crecimiento que tiene ahora México es incluso superior al promedio de los últimos 30 años”. Y, para mayor consuelo, Videgaray dijo que estamos mucho “mejor que otras economías de América Latina, como es el caso, por ejemplo, de Brasil, que también en este 2014 vamos a crecer claramente más”. Remató: “Entonces, no echemos campanas al vuelo, no hemos llegado a la meta, pero también hay que reconocer con objetividad que el país está en una ruta de crecimiento”. Pero resulta que, “con objetividad”, el crecimiento que ahora festeja Hacienda, es todavía muy menor. El incremento porcentual del PIB en el segundo trimestre de 2014, de 2.74% a tasa anual corregida por calendario, no alcanza ni al peor registro trimestral en el gobierno de Felipe Calderón después de la crisis de 2008-2009. En efecto, el dato más pobre de esa administración en el periodo poscrisis fue el del tercer trimestre de 2012, con un 3.2%, también a tasa anual corregida por calendario. Y si no alcanza a ese, mucho menos al 6.4% del segundo trimestre de 2010, justo acabando el peor año de la crisis económica y financiera internacional.

Comentarios