Presidente del TSJDF se deslinda de caso Yahoo

martes, 23 de septiembre de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- El presidente del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal (TSJDF), Édgar Elías Azar, se deslindó del fallo judicial en el juicio que libran la trasnacional Yahoo y las empresas mexicanas Worldwide Directories e Ideas Interactivas. En una carta pública, Elías Azar acusa directamente al exsecretario de Acuerdos del Juzgado 49 Civil, Juan Francisco García Segú, de cometer “varias irregularidades que fueron sancionadas por el Consejo de la Judicatura del Distrito Federal, y cuya impugnación no prosperó en la justicia federal”. García Segú, explica, se apresuró a dictar una sentencia que condenó a Yahoo a pagar 2 mil 700 millones de dólares. El pasado miércoles 10, las empresas mexicanas Worldwide Directories e Ideas Interactivas presentaron ante una Corte federal de Nueva York, en Estados Unidos, una demanda en contra de las trasnacionales Yahoo! Inc y el despacho de abogados Baker & McKenzie, así como sus filiales en México, por perpetuar presuntos actos de corrupción y conspiración con las autoridades mexicanas “para evadir y/o nulificar una sentencia de 2 mil 700 millones de dólares a favor de los demandantes”. En la demanda se menciona a Elías Azar como uno de los conspiradores que presuntamente favorecieron ilegalmente a Yahoo! en el caso litigado en los juzgados mexicanos. Los demandantes también señalan a Édgar Raúl Rodríguez, empleado del TSJDF, a Laura Pérez Ríos y a Mónica Venegas Hernández, ambas magistradas de la Tercera Sala del TSJDF. La sentencia que cita la demanda interpuesta en Nueva York se refiere a una disputa legal en manos del juez 49 Civil del Distrito Federal, Jorge Luis Ramírez Sánchez, bajo el expediente 1524/2011, que registra como demandantes a Worldwide Directories e Ideas Interactivas, y en la que se obligaba a Yahoo! a pagar 2 mil 700 millones de dólares (32,180 millones de pesos) por violación de contrato, violación de promesa y lucro cesante. Posteriormente Yahoo apeló la resolución y en mayo del año pasado la Tercera Sala del TSJDF revocó la sentencia previa y ordenó a Yahoo! a pagar 172 mil 500 dólares a los demandantes. En la resolución se obligaba a los demandantes a pagar una indemnización a Yahoo! de casi 4 millones de dólares por concepto de costos legales. Los demandantes presentaron un recurso de amparo a la nueva resolución. Al respecto, Elías Azar afirma que el testigo clave en este asunto entre particulares es el exsecretario de Acuerdos Juan Francisco García Segú, quien falló sobre el caso al cubrir temporalmente la ausencia del titular del juzgado. “Se apresuró a dictar sentencia definitiva, aunque él sabía que estaba por incorporarse un nuevo titular a su juzgado y que tendría tiempo de sobra para hacerlo en tiempo y forma”, señala en su carta. Sin embargo, añade, “con una urgencia que no se entiende si se toma en cuenta la complejidad del asunto y las más de 4 mil fojas que hubo que revisar, dictó la sentencia la víspera de dejar el cargo y sin respetar el turno que le correspondía a este asunto”. Las empresas demandantes, Ideas Interactivas y Worldwide Directors, acusan que la modificación de la sentencia fue producto de una maniobra corrupta en colusión con el presidente del TSJDF. No obstante, Elías Azar desestimó estos señalamientos, cuestionando la conducta del testigo que aportó las pruebas: García Segú, quien abandonó su puesto de trabajo el 14 de octubre de 2013, sin ofrecer explicación alguna. “Las irregularidades en la conducta del secretario en funciones temporales de juez fueron tales que la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) realizaba indagatorias sobre su conducta, ante la posibilidad de que configuraran ilícitos penales. “Esta persona dictó una sentencia que motivó no sólo su corrección, sino sanciones administrativas e investigaciones de la Procuraduría. Ésta es la única voz solitaria que se presenta como 'prueba' de que el sistema judicial mexicano, completo, se corrompió en su contra", puntualiza el magistrado. E insiste que el asunto es entre particulares y con un interés exclusivamente monetario, por lo que deslindó al Tribunal y a sí mismo del tema. “Ni el TSJ ni el presidente del Tribunal Superior de Justicia, ni ninguna otra autoridad mexicana, son parte demandada en el presente asunto”, asegura. “En este asunto mi persona no es lo relevante, siempre insistiré que cada juzgador tienen absoluta libertad e independencia para decidir lo que procede en derecho, puesto que la función jurisdiccional es indiscutiblemente autónoma”, subraya. Demandante exige a Elías Azar que pruebe su inocencia En respuesta a las declaraciones de Elías Azar, el demandante y socio fundador de Worldwide Directories, Carlos Bazán-Canabal, llamó al magistrado a que presente las pruebas que demuestren su inocencia en el caso. “Lo único que nosotros pedimos es que muestre con hechos lo que está diciendo. Nosotros, con hechos, estamos presentando nuestros argumentos ante las instancias correspondientes. Si él acudió a los medios de comunicación para entregar una carta y hacerla de conocimiento de la opinión pública, que también haga el conocimiento de la evidencia que pudiera tener del mal actuar del juez“, señaló en entrevista con el diario El Economista. Añadió: “Hoy por hoy, el magistrado habla de una investigación. Quisiéramos saber en dónde está llevándose esa investigación y quién está llevándola a cabo. Nosotros estamos demostrando con evidencia ante las autoridades y los juzgados nuestros argumentos. Lo que está mencionando el magistrado al respecto de que el actuar de Juan Francisco García Segú pudo estar sesgado por algún elemento externo, llámele como le quiera llamar, está en nuestro papel solicitar que presente la evidencia para soportar ese tipo de argumentos y que los presente a la opinión pública”. El demandante incluso reviró las afirmaciones del presidente del TSJDF sobre la salida del juez que llevó el caso en la primera instancia: “Tenemos por ejemplo declaraciones del juez (Juan Francisco García Segú). Como dice Elías Azar en su carta, el juez tuvo que dejar su puesto, pero lo dejo por persecución política. El juez tuvo que escapar de México”.  

Comentarios