Con retraso y recorrido incompleto, inician pruebas 'pre-operativas” de Línea 7 del Metrobús

miércoles, 28 de febrero de 2018
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Con al menos cuatro meses de retraso y un recorrido incompleto, la mañana de este miércoles la Línea 7 del Metrobús inició sus pruebas “pre-operativas” con servicio gratuito hasta el próximo domingo 4 de marzo. Sin ninguna ceremonia oficial, a diferencia de las inauguraciones de otras líneas de este servicio de transporte o bien, de corredores concesionados, el jefe de gobierno, Miguel Ángel Mancera, anunció el comienzo de los recorridos de esta línea que, en un principio, dijo que sería en octubre de 2017. Y aunque el trayecto del diseño original abarca de Indios Verdes a Campo Marte, desde esta mañana y hasta el domingo 4 los autobuses de doble piso sólo darán servicio en el tramo de la Glorieta de Violeta a la Fuente de la Diana Cazadora, distancia que compartirán con las unidades ordinarias del servicio. A partir del lunes 5, los 90 autobuses de la Línea 7 operarán 20 horas -de las 04:30 horas a las 01:00 horas del día siguiente- y cobrarán seis pesos el servicio en el recorrido completo. En el Antiguo Palacio del Ayuntamiento, Mancera Espinosa explicó: “A partir del lunes se comenzará con el cobro. Hoy es gratuito para que se familiaricen las personas, para que lo puedan conocer (…) Creemos que será suficiente con esto para que el lunes comience a operar la línea completa”. Desde el inicio del proyecto, la Línea 7 estuvo envuelta en la polémica, incluidos amparos, debido a que organizaciones vecinales acusaron irregularidades del gobierno capitalino para los permisos con instituciones federales como el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) debido a su recorrido por el Paseo de la Reforma, vialidad resguardada por ambas dependencias. Las organizaciones vecinales también alegaron que no fueron consultadas para la aprobación del proyecto. Durante su construcción ocurrieron distintas manifestaciones, así como órdenes judiciales que interrumpieron el avance. Más: en su edición 2120, publicada el 17 de junio de 2017, Proceso publicó un reportaje sobre la construcción de la Línea 7 en el que aseguró: “El dinero es el motor que impulsa a la Línea 7 del Metrobús. El gobierno capitalino y empresarios allegados buscan explotar un mercado publicitario y comercial multimillonario. Y la prisa de Miguel Ángel Mancera por erigir la nueva ruta sobre Paseo de la Reforma se explica también por ambiciones políticas: al jefe de Gobierno le urge concretar esa obra porque en septiembre proyecta destaparse rumbo a la Presidencia de la República”, según el texto. “La red más importante a nivel global” En un comunicado posterior, el Metrobús recordó que con la Línea 7, la red de este sistema suma 140 kilómetros en la capital del país, hecho que la convierte en la más amplia del mundo, “la más importante a nivel global”. La Línea 7 tiene un trayecto de 15 kilómetros y se estima que beneficiará a 130 mil usuarios al día con los 90 autobuses de doble piso y tecnología de muy bajas emisiones Euro VI que reemplazarán a 180 autobuses y microbuses obsoletos. Según el director del Metrobús, Guillermo Calderón, para las alrededor de ocho a 10 mil personas que requieren el servicio de transporte hacia Santa Fe, Lomas Altas y el Kilómetro 13 de la carretera México-Toluca, la Secretaría de Movilidad (Semovi) operará un corredor con autobuses ordinarios concesionados que tendrán conexión en dos puntos: Auditorio Nacional y estación Campo Marte de la Línea 7. Respecto a las unidades que salen del Centro de Transferencia Modal (Cetram) de Chapultepec hacia el Estado de México, el funcionario explicó que compartirán el tramo de Lieja a Periférico en el carril confinado al Metrobús para evitar que hagan paradas irregulares y recordó que las multas por invadir el carril del Metrobús “serán severas”.