Los escándalos de Elías Azar denunciado ahora por lavado y enriquecimiento ilícito

martes, 7 de enero de 2020 · 20:19
CIUDAD DE MÉXICO (apro). - Edgar Elías Azar, exembajador de México en los Países Bajos y expresidente -en tres periodos- del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México (TSJ-CDMX), fue denunciado por la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) ante la Fiscalía General de la República (FGR) por lavado de dinero y enriquecimiento ilícito. Según el diario Milenio, la unidad dirigida por Santiago Nieto detectó que el exdiplomático tenía ingresos por 78 millones de pesos al año por la renta de inmuebles, cuya procedencia no es clara, pues no corresponde a los ingresos que ha tenido como funcionario público durante sus más de 51 años de servicio. Por esta razón, la UIF presentó una denuncia formal ante la FGR de Alejandro Gertz Manero por lavado de dinero y enriquecimiento ilícito. En tanto, la UIF sigue con la investigación para detectar de quiénes son dichos inmuebles o bien la forma en que fueron adquiridos. La nueva controversia sobre Edgar Elías Azar se suma a una serie de acusaciones de las que ha sido señalado por presunto acoso sexual, manejo irregular de las finanzas del TSJ-CDMX, desacuerdos públicos con el entonces jefe de gobierno, Miguel Ángel Mancera, y el apoderamiento de la presidencia del Poder Judicial capitalino durante 14 años, valiéndose de reformas legales a modo. El 21 de marzo de 2017, Elías Azar presentó su renuncia ante el Pleno de magistrados como presidente del TSJ-CDMX y del Consejo de la Judicatura local, pues sería nominado por el presidente Enrique Peña Nieto para ser embajador en el Reino de los Países Bajos. Tras la ratificación del Senado, el 27 de abril de ese año, el abogado comenzó su carrera diplomática el 28 de junio de ese mismo año. Presuntamente, su estrategia era construir su candidatura para encabezar la Corte Internacional de Justicia o la Corte Penal Internacional, ambas, en La Haya. No obstante, el 30 de noviembre de 2018, un día antes de que Andrés Manuel López Obrador asumiera la Presidencia de la República, dejó la embajada.

Los escándalos

El 27 de febrero de 2018, el portal de noticias BuzzFeed News México publicó que el entonces embajador fue acusado por dos mujeres, una abogada defensora de derechos humanos y otra periodista por acoso sexual en febrero de 2014 y diciembre de 2016, respectivamente, cuando estaba al frente del TSJ-CDMX. Y es que Edgar Elías Azar prácticamente se apoderó del Tribunal, pues tras ser magistrado de la Primera Sala Civil en el 2003, asumió la presidencia del mismo en 2008 y de ahí no la soltó hasta marzo de 2017. Antes de irse, informó a los magistrados que el organismo arrastraba un déficit de unos 3 mil millones de pesos. Durante ese periodo se reeligió tres veces, tiempo durante el que promovió reformas legales para darle sustento a sus candidaturas. Y todavía cuando salió, designó como sucesor a Álvaro Augusto Pérez Juárez, uno de sus incondicionales. En su número 2108, del 27 de marzo de 2017, Proceso publicó que el controvertido político tuvo al menos dos encontronazos con Miguel Ángel Mancera, cuando era jefe de gobierno. El primero, cuando éste impuso a siete magistrados en el Tribunal. El segundo ocurrió cuando el presidente del TSJ local le cobró revancha e impugnó en la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) los artículos 35 y 37 de la Constitución Política de la Ciudad de México, considerada uno de los logros de la administración mancerista. Dichos artículos son referentes al tiempo de mandato del presidente del Tribunal y de la Judicatura y su no reelección. Para junio de 2016, los presidentes de los tribunales de los Contencioso Administrativo, Electoral del Distrito Federal y Superior de Justicia de la capital, interpusieron una apelación para no presentar su declaración en versión pública. Elías Azar argumentó que obligar a que jueces y magistrados presenten su “3de3” era atentar contra sus derechos humanos y los ponía en riesgo; por lo que pidió que ésta fuera privada.

Promotor inmobiliario

En octubre de 2015, este semanario publicó que el exsecretario de Finanzas de Guerrero fue también conocido promotor de los intereses de grandes corporaciones empresariales y mediáticas. De hecho, estaba dedicado a los negocios inmobiliarios con la asesoría de Pedro Aspe y apoyado en Inmuebles Carso. A ésta, de acuerdo con el reportaje, le enajenó cinco edificios del tribunal en la calle Río de la Plata, colonia Cuauhtémoc, a cambio de que construya una nueva Ciudad Judicial en la colonia Doctores del entonces Distrito Federal. Y agregó: “Las operaciones inmobiliarias de Elías Azar son poco transparentes; como los 110 millones de pesos que invirtió en la Sociedad Popular Financiera Ficrea, utilizando fondos que no son propiedad del tribunal; o como el caso del Fondo de Apoyo a la Administración de la Justicia en el Distrito Federal (Faajud), considerado la auténtica “caja chica” del magistrado de origen guerrerense”. Más: “otros manejos discrecionales del dinero del tribunal son los procedentes del Fideicomiso para la Jubilación de los Magistrados, que se invirtieron en los instrumentos bursátiles conocidos como fibras; el financiamiento de sus labores proselitistas como presidente de la Comisión Nacional de Tribunales Superiores de Justicia del país, una especie de Conago de los poderes judiciales estatales, encabezada por el propio Elías; el destino del fondo de los recursos autogenerados del tribunal, que ascendían a un millón 200 mil pesos mensuales y debían destinarse a estímulos para el personal”.