covid

Así funcionarán los macro quioscos para pruebas rápidas de covid-19 en la CDMX

A partir de este viernes empezarán a operar afuera de algunas estaciones del Metro y puntos de mayor afluencia
jueves, 19 de noviembre de 2020

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- A partir de este viernes 20 empezarán a funcionar 26 macro quioscos afuera de algunas estaciones del Metro y puntos de mayor afluencia para la toma de pruebas de antígeno o “rápidas”, que detectan el covid-19 en un máximo de 30 minutos.

Lo anterior, luego de que se presentó un retraso en la aduana y en el control de calidad, informó la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum.

“Mañana se instalan, se comienzan a instalar. Hubo ahí un problema, un pequeño retraso en la salida de los insumos por parte de la Aduana y el etiquetado y el control de calidad, que tiene que tener todas estas pruebas. A partir de mañana ya comienzan a instalarse”, explicó.

De acuerdo con la Secretaría de Salud (Sedesa), 14 macro quioscos funcionarán en todas las explanadas de las alcaldías, excepto Xochimilco y Venustiano Carranza. En tanto, los otros 12 se instalarán en la Casa de Cultura “Jaime Sabines”, en San Ángel, y en las explanadas de las estaciones del Metro Mixcoac, Etiopía, Tacuba y Tacubaya.

También en la explanada del Estadio Azteca; Plaza Pino Suárez; el mercado de la colonia Río Blanco, alcaldía Gustavo A. Madero; el camellón Las Torres en San Lorenzo Tezonco, alcaldía Iztapalapa; el paradero y la Central de Autobuses de San Lázaro; la Coordinación Territorial Miguel Hidalgo, en la alcaldía Tláhuac, y el parque “Juana de Asbaje”, en el centro de la alcaldía Tlalpan.

El horario de operación será de las 9 a las 14 horas de lunes a domingo y su ubicación exacta puede consultarse aquí

Adjudicación directa a Abbott 
En días pasados, Sheinbaum Pardo informó que su gobierno compraría 250 mil pruebas de antígeno con un costo de 40 millones de pesos. Este jueves informó que la compra se hizo a la empresa alemana Abbott, mediante una adjudicación directa, en vez de una licitación. Y explicó la razón:

“Es una adjudicación porque solamente hay dos empresas –creo– en el mundo que las fabrican. Ésta fue autorizada por Cofepris (Comisión Federal para la Protección contra riesgos Sanitarios), y desde hace tiempo estamos nosotros buscando poder adquirirlas. Pero no es que se produzcan por muchas, muchas empresas, sino en particular ésta. Muy pocos países la han adquirido, y nosotros –además de la adquisición del gobierno de México– estamos adquiriendo por parte del gobierno de la ciudad”.

Con la aplicación de estas pruebas rápidas, más las PCR que ya operan en los quioscos regularmente, el gobierno capitalino prevé que diario se hagan 10 mil pruebas en promedio --70% rápidas y 30% PCR--, con el propósito de detectar la mayor cantidad posible de personas positivas al virus, para que se aíslen y detener así la cadena de contagios de covid-19.

Más de