No cubrir al gobierno, el objetivo de dar autonomía al INEGI: Creel

martes, 5 de noviembre de 2002
México, D F-México contaría con un nuevo Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI) con autonomía constitucional que aportaría datos irrefutables al gobierno, a los gobiernos locales y a la sociedad en general Éste fue uno de los dos acuerdos a los que llegaron los partidos políticos con representación en el Congreso y el presidente de México, destacó el Secretario de Gobernación, Santiago Creel Miranda En entrevista radiofónica, el funcionario explicó que la autonomía de la dependencia en materia de datos y estadísticas tiene el objetivo de que ésta “no cubra al gobierno en las áreas donde ha sido tradicionalmente cubierto, pues los resultados deben ser los que son y con esos se debe hacer un diagnóstico del que derivará el diseño y la instrumentación en política pública” El INEGI --fundado por decreto presidencial en 1983—seguiría proporcionando datos y estadísticas como lo ha venido haciendo, sólo que, a decir de Creel, lo haría “sin ningún tipo de sesgo” Esto porque, según declaró,”muchas veces no discutimos los ‘cómos’ porque estamos discutiendo los números, si hay tal porcentaje de desempleo o tal otro, por ejemplo Para poder superar esa discusión inicial vamos a contar con una instancia que va a tener autoridad política, como el Banco de México, el Instituto Federal Electoral la Comisión Nacional de Derechos Humanos, que en su autonomía adquieren su legitimidad” El otro acuerdo en el que coincidieron los partidos y el Ejecutivo fue en una iniciativa de reforma constitucional para incluir en el primer capítulo de la Carta Magna “el concepto de derechos humanos, pues hoy en día sólo tenemos el de las garantías individuales, que no es lo mismo para estar a la altura de los tiempos democráticos que vivimos y a la altura de los tratados internacionales que ha suscrito el gobierno mexicano en esta materia”, indicó el funcionario La ventaja de esta iniciativa, que sería suscrita por el gobierno y avalada por los partidos políticos, sería que los ciudadanos mexicanos tengan los derechos humanos con que cuenta un ciudadano en un sistema democrático, “que tienen que ver con la persona, la ecología, el medio ambiente, es decir, con todos los derechos necesarios para que la persona viva en plena libertad, en pleno desarrollo personal en un sistema como el nuestro Nuestros constituyentes en 1917 no tenían la experiencia ni se discutían en su tiempo los derechos humanos como se hace hoy en todas las democracias” Creel destacó la importancia de que exista entre los partidos y el Ejecutivo el diálogo que permite llegar a acuerdos en beneficio de los mexicanos, particularmente en estos dos asuntos, a los que Creel calificó de “torales en la Constitución Mexicana” 05/11/02

Comentarios