Análisis Político: Un empujón presidencial

martes, 14 de mayo de 2002
El presidente Fox, con suficiente experiencia en su año y medio de gobierno, empieza a darse cuenta que para llevar la fiesta en paz no se puede antagonizar en todo con el PRI y claro que en menor medida, ni con el PRD Esto último no lo ha dicho, pero resulta consecuencia necesaria salvo que sienta que las diferencias con la izquierda no se pueden superar Sin olvidar que ya se reunió con la directiva del Partido De todos los conflictos que ha vivido el presidente, que no son pocos, la imposibilidad de lograr la aprobación de sus proyectos por el Congreso o cuestiones tan elementales como un permiso de viaje, han sido los que han cambiado su sonrisa cordial por un cierto rictus que expresa enfado, coraje y, ¿por qué no decirlo?, impotencia Los motivos son más que obvios Yo diría que el primero y más importante deriva de esa ficción de alianza con el PAN en el que suele encontrar más problemas que con los demás partidos Desde la mal llamada Ley Indígena, la oposición del Partido que lo postuló (al parecer, ya no le quedaba más que postularle, lo que es gracia de Vicente Fox) ha sido constante Quizá amortiguada en los últimos dos meses pero presente aún Inclusive, en su problema cubano Sea cierta o no la presencia de Diego Fernández de Cevallos en la Embajada de Cuba, que no he leído que haya sido desmentida la noticia, el hecho en sí es preocupante para el presidente Ahora se ha reunido con el PRI que encabeza Roberto Madrazo El resultado: la propuesta presidencial de gobernar juntos el cambio Y, además, llevar a cabo la tan cacareada reforma del Estado cuyos trabajos principales asumió Porfirio Muñoz Ledo, hoy en un exilio europeo Elegante y representativo, pero exilio al fin y al cabo Yo preferiría, dicho sea de paso, que estuviera por aquí Charlar con él es un privilegio De la nota que publica LA JORNADA de este domingo 12 de mayo de la reunión con el PRI, me llama la atención la cita que hace el presidente de Jesús Reyes Heroles: tener cabeza para pensar las cosas; después, tener corazón para sentir esas cosas y, finalmente, tener carácter para llevarlas a cabo Me llama la atención, por supuesto, la cita, pero sobre todo que sea de un brillante presidente del PRI, uno de los mexicanos más distinguidos del siglo pasado Expresa, sin género de duda, un cambio de la estrategia presidencial En otra nota, ahora de REFORMA, también dominical, el presidente le da un empujoncito a la famosa y dudosa reforma laboral Reunido con los dirigentes de la CROM (no hay que perder de vista, dicho sea de paso, al joven diputado y secretario del interior de la CROM, Rodolfo González Guzmán, un brillante prospecto, orador oficial en el acto), ha señalado que es urgente alcanzar en el corto plazo una reforma consensada a la Ley Federal del Trabajo Y es más que evidente que esa reforma no se conseguirá si entre el Ejecutivo y el Legislativo se mantiene una relación ríspida Hay, sin embargo, una reiterada afirmación presidencial de que al PAN o, quizá, a los Amigos de Fox, corresponde el mérito de que México viva ya una democracia Suele referirse con ello a la transición del PRI al FOX (iba a escribir PAN pero me arrepentí) y afirma que no fue tarea fácil y que requirió de muchos años de trabajo Y aunque en su discurso del sábado 11 atemperó las cosas señalando que entre todos se construyó la democracia, yo diría que no tiene razón Porque la democracia electoral, que es la única que se ha manifestado en forma clara, la debemos al presidente Zedillo Su retrato debería estar presente en el círculo privado del presidente actual Me ha llamado mucho la atención la reacción de los miembros del PRI que comparecieron a la cita con el presidente ante las afirmaciones de Elba Esther Gordillo de que mantiene con él una relación de amistad y que no está dispuesta a renunciar a sus amistades que tampoco implican comunidad de principios, causas y a veces objetivos personales Para los señores priístas eso fue una declaración inaceptable Por supuesto que tiene razón Elba Esther Gordillo de quien, a mi vez, puedo presumir de ser su amigo Esa amistad, que nos ha hecho seguir caminos compartidos en cuestiones académicas y políticas (sin coincidencias) está por encima de ideologías De la misma manera que la relación cordial entre Vicente Fox y Elba Esther que, dicho sea de paso, me consta desde hace mucho tiempo Pero el camino elegido parece el adecuado La guerra sólo conduce a que haya muertos, heridos y destrozos Sólo en la paz se puede llegar muy lejos en la construcción de un país que, como el nuestro, exige un esfuerzo continuo y compartido Lo que no debe implicar, en absoluto, forzar las coincidencias Para ello la experiencia de discutir contratos colectivos de trabajo en la búsqueda del equilibrio es formidable La recomiendo