Califica Arizmendi de "inmoral" la actual política económica

lunes, 19 de agosto de 2002
México, DF - El obispo de San Cristóbal de las Casas, Felipe Arizmendi, señaló que a pesar de que algunos líderes y funcionarios "nos digan que ya nos callemos", es obligado hablar a favor de la gente pobre y pedir que se haga más por ella, pues el actual sistema económico "tiene algo o mucho de demoníaco", ya que a las grandes masas marginadas se les suma la carga excesiva de la deuda de los países, la protección a la especulación y la "idolatría del dinero" Durante su homilía dominical, el prelado señaló que la política económica actual es inmoral, pues se condena a la mayoría de la población a vivir en la miseria "Aunque algunos responsables de la gestión pública --dueños de grandes capitales-- y líderes nos digan que ya nos callemos y que no es posible ningún cambio en los planes de la economía, debemos seguir insistiendo en que se haga mucho más de lo que ya se hace en favor de tanta gente marginada" Arizmendi se extendió sobre el tema de la deuda que agobia a muchos países pobres, incluido México, al señalar que existen estudios que muestran que muchas naciones ya han pagado, por concepto de intereses, mucho más que la cantidad que se les prestó sin que su deuda haya disminuido Y explicó a los presentes que muchas veces se consiguen nuevos préstamos sólo para pagar los intereses de una deuda que es prácticamente impagable y que mantiene a los gobiernos con las manos atadas para solucionar la pobreza El obispo apuntó que tocar estos temas no implica, para un ministro, invadir esferas fuera de su competencia, pues se trata de levantar la voz por los más pobres, como lo ha hecho el Papa Juan Pablo II "Nuestra obligación es insistir en que se busquen alternativas hacia una economía solidaria y humana, para que los pobres no reciban sólo migajas, sino que con su trabajo dignamente valorado se puedan sentar con todo derecho a la mesa de los hijos de Dios", sentenció En lo que se refiere a la problemática local, señaló que un ejemplo de la injusticia de la economía se vive en Chiapas, estado producto del café, donde se consumen marcas extranjeras del grano, con el consecuente daño a la economía de los campesinos Por ello, pidió a los interesados en ayudar a la entidad a tratar de que se "privilegie la venta y el consumo de café local, con lo que se potencia la economía de nuestros campesinos e indígenas, se eleva su calidad de vida y se aleja el peligro de nuevos levantamientos" y enfrentamientos armados18/08/02

Comentarios