Viola INM los derechos humanos de migrantes extranjeros y de mexicanos: Sin Fronteras

viernes, 30 de agosto de 2002
México, D F (apro)- La noche del 23 al 24 de agosto, agentes del Instituto Nacional de Migración (INM) detuvieron a dos mexicanos --naturalizados en abril del 2000 luego de vivir 18 años como refugiados--, los esposaron, encarcelaron e incomunicaron y los obligaron a firmar su expulsión a Guatemala Sin Fronteras, organismo defensor de los derechos de los migrantes, documentó que agentes del INM detuvieron un camión en las inmediaciones de Ciudad Reynosa, Tamaulipas, donde viajaban Victoriano Sales Pérez y Cleotilde Ordóñez Gregorio, guatemaltecos que vivieron en México como refugiados hasta que consiguieron su naturalización Ambos se dirigían a la ciudad de Matamoros para trabajar en la industria de la construcción Victoriano y Cleotilde mostraron sus cartas de naturalización a los agentes de Migración, pero aun así fueron esposados y bajados del autobús Fueron conducidos a la delegación del INM, en donde las mismas autoridades cuestionaron la autenticidad de los documentos que portaban y los confiscaron Después fueron trasladados a la cárcel municipal, negándoles el derecho de comunicarse con sus familiares o recibir asistencia jurídica por más de un día y medio Después de ese tiempo, los agentes de Migración y policías municipales de Reynosa llevaron a los detenidos a otra oficina, donde los obligaron a plasmar sus huellas digitales en documentos oficiales y a firmar su deportación a Guatemala, por lo cual enviaron a Victoriano y a Cleotilde al INM de la Ciudad de México Fue en el DF cuando autoridades de Migración se percataron del error y los dejaron en libertad Estos hechos se registraron tan sólo una semana después de la toma de posesión de Magdalena Carral Cuevas, el 15 de agosto, en sustitución de Felipe de Jesús Preciado Coronado, quien también tuvo que enfrentar una situación similar, una vez que agentes migratorios de Sonora detuvieron, vejaron e incomunicaron a un grupo de chiapanecos y pretendieron deportarlos a Guatemala Los hechos sucedieron a mediados de enero, cuando siete indígenas del municipio de Ocosingo viajaban a Caborca, Sonora, para ser contratados como labriegos A pesar de presentar sus documentos oficiales, fueron detenidos durante más de diez días, incomunicados y golpeados bajo el argumento de que portaban documentación falsa En la garita de El Manguito, en Chiapas, ya a punto de ser llevados a Guatemala, otros oficiales se percataron de la equivocación En el caso de Victoriano y Cleotilde, Sin Fronteras demandó se inicien los procedimientos administrativos y penales en contra de los funcionarios involucrados en la violación de las garantías de tránsito y libertad personal de los dos mexicanos, y que se les indemnice por los daños y perjuicios sufridos y se les garantice la libertad de tránsito El organismo pidió al INM eliminar la corrupción entre sus funcionarios, capacitar y sensibilizar en derechos humanos de migrantes y refugiados a todos los agentes migratorios, limitar la participación de otros cuerpos de seguridad pública en la interceptación y aseguramiento y traslado de extranjeros, eliminar toda clase de discriminación, y garantizar los procesos legales, garantías de audiencia y defensa, eliminando los espacios de arbitrariedad "El Instituto Nacional de Migración prosigue violando los derechos humanos no sólo de migrantes extranjeros, sino de mexicanos que se desplazan por su propio país, ante la ausencia de una ley que regule con precisión el debido proceso en los aseguramientos", concluye29/08/02

Comentarios