En Guerrero, Sahagún defiende a Fox

miércoles, 1 de octubre de 2003
* México, firme en la ayuda a grupos vulnerables, dice * Recuerda las promesas presidenciales incumplidas Acapulco, Gro , 30 de septiembre (apro)- Resguardada por decenas de guardias presidenciales y soldados vestidos de civil, Marta Sahagún de Fox regresó el martes al puerto para inaugurar la séptima reunión de la Red Intergubernamental Iberoamericana de Cooperación Técnica (Riicotec) El sábado anterior, Sahagún estuvo aquí acompañando a su marido, el presidente Vicente Fox, durante la celebración del Día Internacional del Turismo, acto al que se “coló” una mujer con un niño hasta el podio donde estaba el mandatario El aparatoso dispositivo de seguridad que se montó en el Centro de Convenciones, con cuatro retenes para ingresar al salón donde se llevó la reunión, revisión de pertenencias y un detector de metales, se explicaría, precisamente, por la facilidad con que ciudadanos comunes han burlado la seguridad presidencial En esta ocasión, fue sin duda más restringido que el sábado, cuando el escenario fue el hotel Camino Real, en Punta Diamante El acceso al encuentro estuvo cuidadosamente vigilado, nadie podía entrar sin invitación, incluso muchos que contaban con ella, se quedaron afuera, por cuestiones de seguridad Todo el Centro de Convenciones fue sitiado en la víspera y se prohibió la entrada a quien no tenía que ver con el asunto Así, personas que pretendían hacer trámites en la delegación de la Secretaría de Relaciones Exteriores, oficina que está dentro del recinto fueron parados en seco por militares vestidos de civil, detrás de vallas metálicas, quienes no daban mayores explicaciones A los reporteros se les citó una hora antes y dos a los discapacitados y ancianos invitados, así como a los miembros de Riicotec, tiempo suficiente para revisar a cada persona que ingresara al recito, donde los periodistas fueron confinados más de 30 minutos a un espacio abierto, vigilados por militares, quienes impedían acercarse al salón Olinalá, donde llegaría Sahagún El último retén y revisión de credenciales fue al entrar al Olinalá, donde guardias presidenciales ubicaban a cada quién en su lugar, la prensa en el extremo izquierdo e invitados en el centro, todos rodeados por militares vestidos de civil A las 11 horas apareció Sahagún acompañada del gobernador René Juárez Cisneros, su esposa Mirna Acevedo, así como funcionarios federales y estatales Ataviada con un vestido negro con motas blancas, sin mangas, adornado con un prendedor de oro y piedras preciosas Marta Sahagún, la panista que alguna vez aspiró a ser presidenta municipal de Celaya, fue recibida con un largo aplauso La seguridad estuvo especialmente diseñada para aislar a los miembros del presidio, o mejor dicho, a la señora de Fox, de la concurrencia, a la que se le informó que “la primera dama”, daría una “conferencia magistral” En el sitio de honor, apenas se permitió el acceso a los organizadores Pedro Borda y su esposa; Carlos Baura Ortega, funcionario del Ministerio de Trabajo de España; Rodolfo Tuirán, subsecretario de la Sedesol, y René Juárez y su esposa, Mirna Acevedo Dos indígenas amuzgas, ancianos y discapacitados, fueron colocados atrás y una entre Juárez y la señora Fox, desorientados por el protocolo y la seguridad Antes de Sahagún, cinco oradores, entre ellos el gobernador Juárez, hicieron énfasis en el envejecimiento poblacional y la falta de políticas públicas para atender a ese segmento, tema que sería tratado por los representantes de gobiernos de 19 países de América Latina, España y Portugal Pedro Borda Hartmann, presidente de la séptima reunión de la Riicotec, reveló que en los 21 países que participan hay 40 millones de ancianos, cifra que se estima se elevará a 180 millones en el 2050, en tanto que hay casi 52 millones de discapacitados y se calcula que habrá 81 millones en 47 años más Borda Hartmann dio reconocimientos a Juárez y a la presidenta de “Vamos México”, quien agradeció con un beso y un abrazo La conferencia magistral de Sahagún, titulada “Derechos humanos globalización y expectativas en Iberoamérica en el siglo XXI”, fue un resumen de las promesas, aún incumplidas, de Vicente Fox en materia de seguridad social, respeto a derechos y oportunidades de los ancianos y discapacitados “El presidente Fox, me pidió, de manera muy especial, que les comentara que México se mantiene firme en su compromiso con los grupos vulnerables, no sólo por una profunda convicción democrática, sino también porque es lo que las y los mexicanos esperan de un gobierno democrático, de un gobierno de cambio”, dijo a los asistentes Marta Sahagún, reconoció, sin embargo que “se requiere una revisión profunda de las políticas públicas para adecuarlas a una sociedad en la cual habrá cada vez menos personas jóvenes y más población adulta mayor Las soluciones drásticas que hacen falta no pueden esperar” Resaltó, que en el segmento de personas mayores, que sufren discriminación y abandono, las mujeres son más vulnerables aún “La aprobación de un nuevo marco legal, en el que destaca la reciente Ley de los Derechos de Adultos Mayores, al igual que la ley contra la discriminación junto con acciones concretas en todos los ámbitos del gobierno federal para romper las barreras que impedían el respeto a los derechos de las personas con alguna discapacidad, son las bases que fortalecen nuestra esperanza de que el cambio es posible”, concluyó su discurso Ovacionada por los asistentes, Marta Sahagún saludó y besó a ancianos y discapacitados Efectivos de seguridad presidencial y soldados vestidos de civil, bloquearon el acceso a la señora de Fox Empujones de reporteros, sólo lograron de ella palabras similares a las que acababa de decir en su discurso Apenas terminó de hablar con la prensa, miembros del Estado Mayor Presidencial y soldados vestidos de civil, se interpusieron entre la comitiva de Sahagún y los periodistas, cerraron la puerta de salida y permitieron la evacuación del salón, a golpe de empujones Al salir, Marta Sahagún había desaparecido del Centro de Convenciones y una valla metálica más, resguardada por guardias presidenciales daban cuenta de que por ahí pasó

Comentarios