Maestros eméritos de la UNAM, en favor de la paz

jueves, 6 de marzo de 2003
México, D F (apro)- Al condenar la actitud del presidente de Estados Unidos, George W Bush, profesores eméritos de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM se pronunciaron en contra de la guerra contra Irak, y pidieron al gobierno mexicano asumir la postura que dicta la Constitución y respeto a la autodeterminación de los pueblos, con lo que acatará la posición de los habitantes del país Los maestros Sergio Fernández, Juliana González, Adolfo Sánchez Vázquez, Luis Villoro y Leopoldo Zea, se manifestaron en favor de la paz mundial, “sin terrorismos ni guerras”, y exigieron respeto a un organismo internacional como la Organización de Naciones Unidas (ONU) Afirmaron que Bush trata de “lograr el control tanto del petróleo en la zona árabe, como de la ubicación geopolítica de Irak” En la mesa redonda “A favor de la paz en Irak”, que organizó esa facultad, su director Ambrosio Velasco leyó el pronunciamiento del profesor emérito Luis Villoro, quien consideró absurdo pretender el desarme efectivo por medio de la agresión bélica, que sólo produciría una escalada de la violencia Rechazó que Estados Unidos “se erija como juez y guardián de la seguridad internacional, únicamente basado en su poderío militar y con una actitud de desprecio a los espacios institucionales internacionales, que son instancias idóneas para resolver conflictos entre los Estados en un contexto mundial” Dijo que la guerra contra Irak, “además de no resolver el problema del desarme en ese país, causaría enormes daños a la población civil inocente Pero, sobre todo, la intervención de Estados Unidos en esa y otras naciones, exacerbaría los conflictos del mundo islámico de occidente con altos riesgos de aumento del terrorismo y con nefastas consecuencias para la convivencia de las diferentes culturas y pueblos” Villoro dijo que “la solución a los riesgos que representa el armamento de Irak, no está en la guerra, sino en el diálogo y en el marco jurídico internacional, con el que todos los gobiernos y naciones del mundo deben comprometerse a respetar y exigir su cabal vigencia” A su vez, el profesor emérito Adolfo Sánchez Vázquez afirmó que “el objetivo de Estados Unidos es la ocupación de Irak que, por su riqueza fundamental, el petróleo, y su ubicación geopolítica, es clave para el dominio de la vieja Europa y para cercar en un futuro no lejano a China” Advirtió: “Si se impone el unilateralismo de la potencia imperial o un falso unilateralismo obtenido bajo presión, tendríamos la destrucción de los tribunales y organismos internacionales como la ONU y la Unión Europea, debido a que, aun cuando se mantuvieran vigentes, estarían echas añicos al dinamitarse su fundamento: el derecho internacional” Añadió que, “en su lugar, se tendría la ley de la selva o el derecho del más fuerte, ejercidos por la potencia imperial” Y señaló: “No se justifica una guerra de consecuencias tan espantosas para todo s los pueblos y la humanidad, cuando existen, si se trata de desarmar a Irak, vías pacíficas para lograrlo, empezando por las inspecciones del Consejo de Seguridad, que ya da frutos” En su opinión, “Estados Unidos rechaza de antemano cualesquiera que sean los resultados de lo que, por la vía pacífica, se logre para alcanzar el desarme de Irak “El dominio mundial que la guerra contra Irak vendría a beneficiar militar y económicamente a Estados Unidos, corresponde en el plano ideológico a la vieja idea que tiene del destino manifiesto con respecto a los demás pueblos” Para Sánchez Vázquez, el presidente Bush “quiere los votos necesarios para acelerar su aventura criminal, por lo que la posición de México debe ser la de continuar por la vía pacífica, consagrada en la política exterior de soberanía y autodeterminación de los pueblos” Sergio Fernández, también profesor emérito de esa facultad, dijo que “la lucha de Estados Unidos es por las reservas petroleras árabes, lo que significa dinero, el más codiciado y penetrante deseo que persiguen los yanquis en su actual y atormentada existencia” Advirtió: “En sí, hay dos conflictos: el de Bush contra Irak, no el de los estadunidenses en general, y el de ese país contra su vecino del sur, separado por la frontera más larga y peligrosa que existe en el planeta” Señaló que “Bush sólo está convencido de su propia postura Está acostumbrado a que Estados Unidos dirija en todas partes, batuta en mano, la orquesta universal Pero, preguntamos porque ellos mismos no se desarman “A palos de ciego, Bush desea la destrucción de Irak, sin conciencia alguna de que en ello le va la propia destrucción”, expresó Por su parte, la profesora emérita Juliana González Valenzuela sostuvo que “el pueblo busca y quiere la paz En general, ni la guerra ni la violencia o la pena de muerte se justifican éticamente, menos aún esta guerra con la que se quiere perpetuar el estado de violencia, muerte y dominación” Afirmó: “Hussein es un dictador que tiene a su pueblo sometido y empobrecido Posee armas químicas y biológicas y está en disposición de lanzarlas “Sin embargo, tampoco esto tiene como única opción la guerra En cambio, quienes la quieren exhiben como motivaciones de fondo un feroz afán de poder y su codicia por la riqueza petrolera, dando muestras de una soberbia enceguecida por el deseo de dominio y de venganza” Añadió: “Esta guerra no se justifica por su unilateralidad, pues sería una afrenta La ONU nació para evitar que un solo país decida una guerra por su propia cuenta, sin atender a razones y a la voluntad colectiva, sin el consenso multilateral Este es el principal sentido de unión de los países” En su turno, el profesor emérito Leopoldo Zea exigió el desarme no sólo de Irak, sino de todos los países que tienen equipo bélico masivo, como Estados Unidos, China, Pakistán e India Además, consideró “urgente el respeto a la ONU, organismo que deberá exigir el desarme mundial Si Estados Unidos no acata su mandato, deberá quedar fuera de la comunidad internacional” Zea dijo que “en la decisión estadunidense de estallar la guerra contra Irak, hay un tremendo engaño, porque su pueblo no está de acuerdo”, y señaló: “Bush no da ningún tipo de miedo, a pesar de sus intentos por provocarlo mediante una manipulación asquerosa Tampoco hay temor por Saddam Hussein, quien es un pobre diablo, un monstruo creado por el padre del actual presidente norteamericano, George Bush” 05/03/03

Comentarios