Insiste Derbez: Respeto a derechos humanos de ilegales, prioridad de Fox

jueves, 22 de junio de 2006
* Reconoce que la frontera sur necesita de mejor atención del gobierno federal Villahermosa, Tab , 21 de junio (apro)- El secretario de Relaciones Exteriores, Luis Ernesto Derbez, afirmó que la prioridad del presidente Vicente Fox es garantizar el respeto a los derechos humanos de los indocumentados centroamericanos que cruzan el país rumbo a Estados Unidos y de los mexicanos que pretenden ingresar ilegalmente al país vecino En una reunión con un grupo de obispos de Estados Unidos, Centroamérica y México, quienes expresaron su preocupación por los abusos a las garantías fundamentales de los inmigrantes centroamericanos, el canciller Derbez rechazó que el gobierno federal haya descuidado la frontera sur en los últimos seis años Aseguró que cualquier persona mexicana o extranjera que se encuentre en territorio nacional "goza del más absoluto respeto a sus derechos" El canciller mexicano escuchó parte de las observaciones que un grupo de obispos de Estados Unidos, México, Costa Rica, El Salvador y Guatemala realizaron durante un recorrido por comunidades, municipios y centros del Instituto Nacional de Migración en la frontera sur para conocer, "de primera mano", el problema del flujo migratorio en la zona Los prelados, integrantes de la Comisión Episcopal de Movilidad Humana de sus respectivos países, expresaron al diplomático su preocupación por el descuido de la frontera sur y le presentaron un avance de sus observaciones sobre vejaciones en contra de los indocumentados centroamericanos en su paso por territorio mexicano, y cuyas conclusiones serán dadas a conocer mañana jueves en esta capital "Muchos de ellos se quejan del trato que reciben en territorio mexicano donde son asaltados, vejados y extorsionados", le dijo al canciller Derbez el obispo de Costa Rica, Ángel San Casimiro, quien, además, le urgió atender el problema de la frontera sur por las "múltiples vejaciones" de que son objetos los centroamericanos ilegales Luis Ernesto Derbez reconoció que la frontera sur necesita de mejor atención del gobierno federal; y admitió que es difícil que las autoridades mexicanas puedan controlar el flujo migratorio en la región, así como en el norte, el cual asciende anualmente a un millón de personas, entre centroamericanos y mexicanos Aceptó que en la frontera sur los indocumentados, en su mayoría de origen guatemalteco y hondureño, sufren de vejaciones, pero aclaró que el gobierno mexicano atiende esa situación y actúa en consecuencia "para tratar de evitar que se sigan dando estos abusos contra las personas de Centroamérica que cruzan ilegalmente a nuestro territorio", manifestó El canciller mexicano insistió que es necesaria una reforma integral migratoria que frene el éxodo de mexicanos y centroamericanos hacia Estados Unidos, y reiteró que la construcción de un muro fronterizo entre Estados Unidos y México, no será insuficiente para evitar la migración "Hay una preocupación común, tanto de ellos (de los obispos) como de nosotros, de que el fenómeno migratorio no puede ser únicamente al norte, es también la relación de México con el Centro y Sudamérica", señaló el diplomático en rueda de prensa Informó que, en el caso de la frontera sur, el gobierno mexicano está financiando con más de un millón de dólares la construcción del nuevo puente fronterizo entre México y Guatemala, y felicitó a los obispos que hayan recorrido la región; "y se nos diga como gobierno federal en dónde estamos fallando" En ese sentido, recomendó al próximo gobierno de México entender a plenitud lo que se ha hecho en la administración de Vicente Fox sobre el problema migratorio "y que lo continúe" "Yo me atrevería a decir que lo que será fundamental es eso, que lo que hasta ahorita llevamos avanzado, lo que hemos empujado, lo que hemos impulsado, continúe en los próximos años, quien quiera que gane la Presidencia de la República", indicó Los prelados, encabezados por Renato Ascencio León, presidente de la Comisión Episcopal de Movilidad Humana de México, así como por el obispo de Tabasco, Benjamín Castillo Plascencia, en su recorrido por la frontera sur se entrevistaron con 22 indocumentados centroamericanos detenidos en el INM en Tenosique, Tabasco Los ilegales denunciaron malos tratos de los agentes federales, quienes no proporcionaban ayuda médica a uno de sus compañeros, enfermo, ni otorgaban agua a los detenidos El obispo de San Bernardino, Estados Unidos, Gerald Barnes, dijo que mientras en Estados Unidos los indocumentados mueren principalmente por causa de fenómenos climatológicos, como la falta de agua y el calor del desierto, en la frontera sur de México fallecen por robos y abusos de otros seres humanos