Dirigentes partidistas y de redes ciudadanas se entregan en la delegación de la PGR en Pachuca

viernes, 11 de agosto de 2006
* Se les acusa de supuestos bloqueos carreteros y toma de oficinas * Hasta ahora no hay ninguna denuncia en su contra: Guillermo Luna Pachuca, Hgo , 10 de agosto (apro)- Dirigentes del PRD, PT y Convergencia en la entidad, así como de Redes Ciudadanas, se entregaron esta mañana en la delegación de la Procuraduría General de la República (PGR), tras ser acusados de supuestos bloqueos carreteros y tomas de oficinas federales Simpatizantes del candidato de la coalición Por el Bien de Todos, Andrés Manuel López Obrador, acompañaron a los dirigentes partidistas, así como los de Redes Ciudadanas, quienes se presentaron en las oficinas de la PGR, para ponerse a disposición de las autoridades Después de que se afirmó que, al parecer, existían denuncias presentadas ante la dependencia contra los integrantes de esa coalición por los plantones, toma de casetas y otras acciones que se realizan en todo el país, Arturo Aparicio Barrios, Luciano Cornejo, Maricruz García Sánchez y Tonatihu Herrera, así como el diputado Juan Ortiz Simón, se presentaron ante el delegado estatal de la PGR, Guillermo Luna Los dirigentes manifestaron que están dando la cara a las autoridades para responder a las presuntas acusaciones que existen en su contra, y afirmaron: "Somos culpables de exigir el conteo voto por voto y casilla por casilla; confesamos estar a favor de la democracia" Añadieron que no están de acuerdo con el fallo del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), "que no tomó en cuenta las irregularidades detectadas en el proceso electoral del 2 de julio" Aseguraron que si se cuenta voto por voto "aceptaremos el resultados y terminarán las movilizaciones", y advirtieron que no van a descansar "hasta que se demuestre que el país está cambiando", aunque tengan que pagar con su libertad Luna, quien los recibió en las instalaciones de la PGR, les dijo que, hasta el momento, no había ninguna denuncia en su contra, por lo que no podía proceder en ningún sentido