Excandidato del PRD a la alcaldía de Puebla acusa de secuestro y robo a 4 policías

viernes, 22 de febrero de 2008
Puebla, Pue , 21 de febrero (apro)- El excandidato del PRD a la alcaldía de Puebla, Eduardo Ochoa Jiménez, denunció hoy penalmente a dos agentes de la Secretaría de Seguridad Pública municipal y a dos elementos de la Policía Judicial del estado, por los delitos de secuestro, extorsión, robo y lesiones A las 15:30 horas de este jueves, Ochoa Jiménez presentó su denuncia ante la agencia del Ministerio Público, la cual quedó asentada con la averiguación previa AP-496/2008 De acuerdo con la denuncia, Ochoa Jiménez fue torturado psicológicamente por cuatro gendarmes durante más de media hora, lapso en el cual le robaron 60 mil pesos, un reloj de la marca Longines y su teléfono celular; además, lo amenazaron de muerte y le reprocharon constantemente su militancia perredista El excandidato del PRD dijo que en todo momento sufrió de intimidaciones y los gendarmes continuamente le repitieron: "No te la vas a acabar hijo de la chingada, pinche perredista de mierda" En su declaración, relató que alrededor de las 3:30 de la madrugada, una calle antes de llegar a su casa, ubicada en la avenida 16 de Septiembre, la unidad 100 de tránsito municipal le cerró el paso, y lo obligó a bajarse de su vehículo; al mismo tiempo, otro automóvil le cerró el paso Dos de los oficiales lo golpearon y lo hicieron subirse a la patrulla mencionada Adentro del vehículo, le propinaron codazos en las costillas y boca, mientras recibían órdenes de otra parsona: "Me di cuenta de que iban hablando con alguien por radio quien les iba dando instrucciones y dijo ?ya rómpanle su madre y tírenlo por ahí?" Después de esas intimidaciones, los policías le robaron 60 mil pesos que acababa de recibir de un amigo suyo, a quien le había vendido una camioneta Media hora después los agentes de seguridad lo abandonaron en las afueras de la ciudad, en Rancho Colorado Hoy el líder perredista logró identificar al agente Eduardo Flores Vázquez Aunque todavía no ha podido probar que dentro de las patrullas iban dos agentes de la Policía Judicial, reiteró que está seguro de que, por sus características físicas y su vestimenta de civil, pertenecían a este corporativo "¿De dónde y por qué salieron?", cuestionó Ochoa Jiménez El pasado 31 de enero, después de haber sido secuestrado, el perredista Ricardo Ramírez Rodríguez amaneció muerto en las instalaciones de la Procuraduría General de Justicia (PGJ) Según un peritaje elaborado por la doctora Alejandra Alemán Aldana, de la Secretaría de Salud del Gobierno del Distrito Federal, Ramírez Rodríguez murió por asfixia y por los golpes ?fueron identificadas 26 contusiones-- que le propinaron dos policías judiciales, quienes permanecen arraigados por el delito de homicidio y secuestro A pesar de que el juez primero de lo penal dio dicha orden, la PGJ continúa defendiendo la inocencia de los gendarmes A partir de esta muerte, la familia Ramírez Rodríguez es víctima de intimidaciones El 8 de febrero pasado Antonio Ramírez fue videograbado y fotografiado en un café de la capital por Carlos Chang Guillen, hermano de Edgar Rolando Chang, uno de los policías judiciales implicados en el homicidio, junto con Jorge Díaz Salinas Víctor Coca, socio de Ochoa Jiménez, ha sido uno de los principales asesores de la familia Ramírez Rodríguez Si bien el excandidato del PRD evitó adelantarse a encontrar una conexión con los hechos, subrayó que en todo momento sufrió de intimidaciones

Comentarios