Guerra tribal en el PRD alcanza a Chiapas

martes, 5 de agosto de 2008
TUXTLA GUTIÉRREZ , Chis, 4 de agosto (apro)- A pesar de las presuntas irregularidades que prevalecieron en la elección estatal, que podrían anular el resultado de la votación, el dirigente electo del PRD en la entidad, Alejandro Gamboa López, confía en que se respetará su "triunfo" "En Chiapas se respetará la decisión de la militancia perredista que salió a emitir su voto el pasado 16 de marzo Las diferentes expresiones que alberga el PRD tienen cabida en esta dirigencia Todos vamos a llegar unidos y fortalecidos para las próximas elecciones", añadió el dirigente impulsado por la corriente Nueva Izquierda (NI) que dirige Jesús Ortega Antes de que la presidenta de la Comisión Nacional de Garantías del PRD, Ernestina Godoy, renunciara al cargo, la suerte de Gamboa López pendía de un hilo Y es que el dictamen de la elección apuntaba hacia la anulación de la elección porque Gamboa López era presuntamente "inelegible", debido a una serie de presuntas irregularidades en su proceso de afiliación a ese partido De esto último dio cuenta su oponente Martín Pompilio de León, en el recurso de impugnación que interpuso en tiempo y forma A través de sus representantes, Odín Morales Villarreal y Sagrado Jordán Orantes, De León Robledo argumentó que Gamboa López no cumplía con los requisitos legales para ser candidato a la dirigencia estatal del PRD porque sólo tenía un año y medio como militante activo del PRD y los estatutos internos establecen un mínimo de dos años Según el quejoso, cuando Gamboa López era regidor en el ayuntamiento de Atizapán, estado de México, en el trienio 2003-2006, se afilió al PRD en Chiapas en 2005, violando los estatutos del PRD En la pasada elección interna, Gamboa López obtuvo más de 89 mil de los 110 mil votos emitidos, mientras que De León Robledo ganó unos tres mil Sin embargo, éste afirmó que la elección fue fraudulenta al operar "todo el aparato del estado" en favor de Gamboa, quien fue subsecretario de Relaciones Políticas del gobierno de Juan Sabines Guerrero De León Robledo dijo hoy que, a casi cinco meses de las elecciones internas, "se ha desprestigiado gravemente al PRD por quienes cometieron el fraude más asqueroso en la historia del partido: la corriente Nueva Izquierda" Afirmó que si se quiere recuperar la "dignidad del partido, se debe castigar a los responsables del fraude De otro modo se avalarán las pretensiones de los que ensuciaron la elección" Y añadió: "Nueva Izquierda ha metido sus tentáculos hasta en la Comisión Nacional de Garantías, cooptando a dos de sus miembros, para que manipulen a su favor las normas internas, lo que es lamentable para quienes militan en un partido democrático y de izquierda"

Comentarios