Chiapas: Levantan ayuno cinco "presos políticos"

jueves, 20 de mayo de 2010

TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis., 20 de mayo (apro).- Luego de más de un mes en huelga de hambre, cinco reos miembros del Movimiento Obrero Campesino Regional Independiente (MOCRI) pusieron hoy fin a su ayuno, ante la “cerrazón” del gobierno de Chiapas para escuchar sus demandas de libertad.

Los miembros del MOCRI, adherida a la Coordinadora Nacional Plan de Ayala Movimiento Nacional (CNPA MN), dijeron hoy que cuatro internos en penales de Chiapas, que tenían 53 días de huelga de hambre, y uno más en el penal de El Rincón, en Tepic, Nayarit, decidieron poner fin a su ayuno.

“Ante la negativa del gobierno estatal de atender las demandas de libertad de los presos políticos; solución a las familias afectadas por el tapón del Grijalva y por el  retorno de las familias desplazadas de la colonia Emiliano Zapata en Tuxtla Gutiérrez, hemos decidido levantar la huelga de hambre”, dijo el vocero del MOCRI, Jesús Gutiérrez.

“El gobierno de Juan Sabines no ha dado muestra alguna de  sensibilidad política y no existe ningún canal de comunicación que permita construir, a través del diálogo franco, un solo acuerdo político que atienda las demandas planteadas por el MOCRI CNPA MN. Se desoye el llamado de los organismos de derechos humanos y se viola el pacto federal, al ignorar el llamado del gobierno federal”, agregó Gutiérrez.

Dijo que la situación de los presos en Chiapas se agrava debido a “los traslados frecuentes, golpizas, amenazas, aislamiento, desapariciones, incomunicación con familiares y presiones psicológicas”.

“Nuestros cinco compañeros siguen firmes. Están convencidos que su esfuerzo  es por los derechos y libertades del pueblo. Ante esta situación, sólo la intervención comprometida de los organismos de derechos humanos nacionales e internacionales, puede garantizar que esta lucha en Chiapas deje de ser reprimida y para que nuestros militantes dejen de ser perseguidos, golpeados y amenazados”, señaló.

Afirmó que, “ante la falta de voluntad política del gobierno de Chiapas, así como por el deterioro de la salud de los reos, lo que ha sido constatado por el Comité Internacional de la Cruz Roja, y “en un afán por preservar su integridad física y psicológica ante el riesgo latente de un desenlace fatal”, los internos pusieron fin a su huelga de hambre.

Añadió que, no obstante, seguirán exigiendo solución a las demandas políticas y sociales que han planteado a los gobiernos federal y estatal.

Comentarios